dinero

Esto es lo que tienes que hacer con tu dinero si quieres ser feliz

Vivimos en una sociedad extremadamente consumista en la que gastar dinero y comprar cosas a diario se percibe como algo normal, hasta el punto de que se asocian a los ahorradores con personas tacañas. El consumo y el ahorro son dos actividades económicas que han de ir de la mano: debemos consumir de forma racional y ahorrar una parte de nuestros ingresos todos los meses.

Hoy en Vivus te vamos a dar algunos consejos para que gastes dinero en cosas que realmente valen la pena y que te van a proporcionar un subidón de autoestima. Y no, no te vamos a pedir que te compres el último smartphone o la televisión con mejor resolución del mercado.

Esto es lo que tienes que hacer con tu dinero si quieres ser feliz

  1. Compra tiempo.

Uno de los mejores usos que puedes darle a tu dinero es comprar tiempo. La vida es muy estresante y el trabajo, el hogar y, en general, el ritmo de occidente, nos deja poco tiempo libre para disfrutar. Si gastamos dinero en esas tareas estamos comprando tiempo.

Por ejemplo, compramos tiempo al comprar online en lugar de ir al centro comercial, al pedir comida a domicilio, al contratar a alguien para que nos limpie la casa o al comprarnos un coche para llegar antes al trabajo aún sabiendo que es una inversión nefasta.

  1. Compra experiencias.

Es mejor comprar experiencias que cosas. El placer de comprar algo material dura muy poco tiempo. Cuando nos habituamos a tenerlo, dejamos de valorarlo. Por ejemplo, piensa en el móvil que llevas ahora mismo en el bolsillo. ¿Sigue haciéndote tan feliz hoy como la primera semana que lo compraste?

Al comprar experiencias ocurre justo lo contrario: según pasa el tiempo, las valoramos más. Las buenas experiencias, como unas vacaciones memorables, no se olvidan jamás. Siempre están en nuestros recuerdos, las compartimos con amigos, las revivimos con las fotos.

  1. Gasta el dinero junto a tus seres queridos.

Hay numerosos estudios que señalan que las personas somos más felices cuando gastamos el dinero junto a nuestros seres queridos, como nuestra pareja o nuestros hijos. Al comprar algo que podemos compartir con las personas que nos rodean, la felicidad es mayor. ¿No te hace más feliz hacerle un regalo a tu hijo que hacértelo a ti mismo?

  1. Convierte tus compras en algo excepcional.

Piensa en una comida que te encante. Si la comieses dos o tres veces a la semana perdería su encanto, ¿a que sí? Es el hecho de que la comas solo en ciertas ocasiones especiales lo que hace que la valores tanto.

Con las compras ocurre exactamente igual. Por ello, han de ser algo especial y no habitual. No debemos ir todas las semanas al centro comercial a comprar alguna cosa porque nos convertiremos en consumidores irracionales. Nuestro consejo es que ahorres ese dinero y solo lo gastes en cosas que realmente necesitas.

  1. Acaba con tus deudas.

Las deudas nos vuelven infelices y nos hacen vivir con estrés y con miedo. La hipoteca es la deuda más preocupante de todas, seguida por los créditos personales al consumo, como el que utiliza la mayoría de la gente para comprar un coche. ¿Qué pasaría con ellas si perdiésemos el trabajo?

En la medida de lo posible deberíamos destinar una parte de nuestro dinero a acabar con las deudas que tengamos. Podemos hacerlo de forma progresiva, por ejemplo, usando el método de la bola de nieve, del que ya te hablamos en otra ocasión. Cuando acabemos con las deudas nos sentiremos libres y seremos mucho más felices.

  1. Haz una donación.

Ni te imaginas el enorme impacto sobre la felicidad de las personas que tiene hacer una donación. No se trata de que dones la mitad de tu patrimonio, pero sí de que ofrezcas al mundo aquello que puedas permitirte.

Existe la creencia de que lo que tú das al universo, el universo termina devolviéndotelo con creces. Nuestro consejo es que seas generoso e inviertas en quién quizás necesita tu ayuda. Créenos, es algo de lo que jamás te arrepentirás.