devolución de Hacienda

3 cosas que una persona inteligente haría con la devolución de Hacienda

Esta es la época del año en la que se saldan cuentas con la Agencia Tributaria. Si el borrador de la renta nos ha salido a pagar, lo único que podemos hacer es decidir la cuenta corriente en la que queremos que Hacienda nos aplique el cargo. No hay nada más que negociar. Pero y si es al revés… ¿qué vas a hacer con la devolución de Hacienda?

Si hemos pagado más IRPF del que nos correspondía durante el pasado año, entonces es la Agencia Tributaria la que tiene que saldar cuentas con nosotros. ¿Qué hacer con ese inesperado regalo? Estas son tres cosas que una persona inteligente haría con la devolución de Hacienda. Spoiler: ninguna de ellas es irse de vacaciones a Punta Cana.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Esto es lo que tienes que hacer con tu devolución de Hacienda

1. Crea un fondo de emergencia

Si aún no tienes un fondo de emergencias, lo primero que deberías hacer es crearlo. Debes reunir, como mínimo, la cantidad de dinero equivalente a seis meses de tus gastos. Deposita este fondo en una cuenta de ahorros independiente de tu cuenta corriente y úsalo solo en situaciones de emergencia.

El fondo de emergencias es para imprevistos. Ya sabes, esos gastos inesperados que surgen en el momento que menos te interesan: la sustitución de la correa de distribución del coche, el pago de algún impuesto, una avería en el hogar, etc.

Si la devolución de Hacienda es menor al importe ideal de tu fondo de emergencias, no hay problema. Al menos habrás dado el primer paso para su creación. No ceses, establece un porcentaje de ahorro mensual y programa una transferencia a tu cuenta de ahorros hasta completar el fondo.

2. Cancela tus deudas con la devolución de Hacienda

Ay, las deudas: préstamos personales, tarjetas de crédito, hipoteca… El segundo uso inteligente que puedes darle a tu devolución de Hacienda es cancelar (o al menos amortizar parcialmente) alguna de tus deudas actuales. Este podría ser el primer paso para cancelarlas todas de forma definitiva con el método de la bola de nieve.

La gran pregunta es: ¿qué deuda cancelo? Puedes optar por aquella por la que estás pagando más intereses, así tu ahorro será mayor. Otra opción es “atacar” la deuda de menor importe. En cualquiera de los casos, los beneficios de hacerlo son incuestionables: cada mes dispondrás de más dinero para gastar o ahorrar y además vivirás más tranquilo y con la sensación de no deberle dinero a nadie.

3. Empezar a invertir

Si tu fondo de emergencias ya está creado y no tienes ninguna deuda, ¡enhorabuena! Desafortunadamente, pocas personas pueden decir lo mismo. En este caso, lo mejor que puedes hacer con la devolución de Hacienda es empezar a invertir.

Las bondades de la inversión son incuestionables. Tener el dinero parado en una cuenta corriente, sin obtener rentabilidad por él y observando cómo la inflación merma tu poder adquisitivo cada año, no tiene mucho sentido. Debes convertir al interés compuesto en tu aliado.

Un consejo, no esperes al momento perfecto para invertir. Ese momento ideal nunca va a llegar, así que coge tu dinero y contrata algún fondo de inversión que se adapte a tu perfil de riesgo y a tu plan financiero futuro. Si en lugar de empezar a invertir hoy te esperas un año, la rentabilidad puede llegar a ser un 25% inferior. El tiempo juega en tu contra si postergas la decisión de empezar.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo online de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!