planificar tus vacaciones

3 errores que cometes al planificar tus vacaciones

Ya hay ganas de que lleguen las vacaciones, ¿verdad? ¡No desesperes! Ya queda muy poquito para que puedas disfrutar del buen tiempo en compañía de tus seres queridos, lejos de la oficina y sin tener que consultar la hora cada quince minutos para comprobar que no llegas tarde a ningún sitio. Así que seguro que ya has comenzado a planificar tus vacaciones.

Quién más y quién menos ya tiene un plan en mente sobre qué hacer estas vacaciones. ¿Sol y playa en un hotel todo incluido? ¿Tal vez una ruta con varios destinos por la costa mediterránea? ¿Relax absoluto en las Islas Canarias? ¿O quizás ese viaje al extranjero que tanto deseas?

Sea cual sea tu plan para este verano, ten clara una cosa: si pierdes el control sobre tus gastos durante las vacaciones, la resaca financiera te durará el resto del año. Y para evitar que esto ocurra te mostramos 3 errores que seguro cometes al planificar tus vacaciones y que te impiden ahorrar el resto del año.

Esto es lo que no tienes que hacer con tu dinero al planificar tus vacaciones

  1. Dejar la reserva para última hora

Un error demasiado habitual al planificar tus vacaciones es relajarte más de la cuenta y dejar la reserva para última hora. Las consecuencias son dos: primero, todo es mucho más caro, sobre todo los vuelos; y segundo, las reservas con mejor relación calidad/precio ya se han agotado, por lo que solo quedan las “sobras”.

Además, al esperar al último momento, no tendrás tiempo de investigar lo suficiente y terminarás reservando con prisas. Para evitar que esto ocurra, planifícate con tiempo y comienza a dar los primeros pasos en tu reserva tan pronto como conozcas la fecha exacta de tus vacaciones.

  1. Endeudarse

Otro error fatal al organizar las vacaciones es no haber sido capaz de ahorrar lo suficiente durante el año, por lo que cuando se acerca el verano, las ofertas de financiación se convierten en la única opción posible para poder pagar las vacaciones.

Por muchas facilidades que te den las grandes agencias de viaje, financiar unas vacaciones con un préstamo no es una buena idea. Y financiarlas con la tarjeta de crédito es una idea mucho peor. Piensa que por un préstamo de 1.500 euros al 20% TAE podrías terminar pagando alrededor de 750 euros solo en concepto de intereses.

  1. No hacer un presupuesto de gastos

Después de todo un año trabajando duro, no vamos a pedirte que seas rácano en vacaciones. Son días de relax y no de pensar en cada euro que sale de tu bolsillo. Sin embargo, sí que deberías tener un presupuesto de gastos elaborado para cuando llegues a tu destino.

Entre comidas, copas, excursiones y ocio en general es fácil terminar gastando el doble de lo inicialmente previsto. Para que esto no ocurra hay que hacer los deberes con antelación y estimar, en la medida de lo posible, cuánto dinero vas a gastar durante esos días de descanso.

Un truco muy eficaz para controlar los gastos del día a día durante las vacaciones es pagar solo con dinero en efectivo, nada de tarjetas. Por ejemplo, si calculas que vas a tener un gasto diario de 100 euros, ese será el dinero que llevarás en la cartera durante cada día. Ni un euro más.