usar tu tarjeta

¿Sabes usar tu tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito son una herramienta de financiación al alcance de casi todo el mundo. No en vano, todos tenemos al menos una tarjeta de crédito en nuestra cartera. Sin embargo, usada de forma inapropiada conlleva importantes peligros, razón por la que te hacemos la siguiente pregunta: ¿sabes usar tu tarjeta de crédito?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Todo el mundo suele responder que sí a esa pregunta, pero lo cierto es que los riesgos derivados de un mal uso de este “dinero de plástico” son enormes. Repasemos los principales:

  1. Gastamos más dinero del que tenemos.

Con una tarjeta de crédito en la cartera es fácil caer en la trampa del consumo compulsivo y comprar algo que realmente no necesitamos, ya que la propia tarjeta nos da la posibilidad de financiarlo en varios meses.

El hecho de que los pagos mensuales puedan ser extremadamente pequeños contribuye a engañar a nuestra mente para que hagamos compras irresponsables, como veremos en el siguiente punto.

  1. Usamos el modo revolving.

Cuando los bancos nos entregan la tarjeta de crédito, suelen hacerlo en esta modalidad. El revolving consiste en hacer un pago fijo mensual, que normalmente es bastante pequeño. Por ejemplo, un pago de 20 euros mensuales independientemente del dinero que hayamos usado de la tarjeta.

Lo que esto significa es que da igual que gastemos 400 euros o 2.000, porque el pago mensual siempre será el mismo. Sin embargo, el pago de intereses de esta modalidad es totalmente desproporcionado y puede darse el caso de que de los 20 euros mensuales que pagamos 17 correspondan al pago de intereses y solo 3 al pago de capital.

La modalidad de pago que deberíamos elegir para evitar el pago de intereses es la de pago a final de mes. Esto significa que al finalizar el mes nos cargarán en la cuenta corriente todo el dinero que tengamos pendiente de pago en nuestra tarjeta, pero no pagaremos ningún interés por ello.

  1. Tenemos varias tarjetas de crédito.

Dado que los bancos las regalan sin preguntar, muchas personas acumulan tarjetas de crédito “por si las moscas”, despreocupados del riesgo de poder llegar a usar varias a la vez. Además del peligro de deber dinero en varias tarjetas, las comisiones de mantenimiento que anualmente se pagan por estas son significativas.

En nuestra opinión, lo ideal es tener solamente una tarjeta de crédito, ya que existen empresas que las requieren para determinados pagos (por ejemplo, el alquiler de un vehículo). Sin embargo, esta tarjeta solo deberíamos utilizarla cuando no tengamos posibilidad de usar la de débito, es decir, en situaciones muy puntuales.

Para pagos puntuales y como alternativa a las tarjetas de crédito en Vivus te ofrecemos un préstamo rápido de hasta 300 euros por el que no tendrás que pagarnos ni intereses ni comisiones. El único requisito para poder acceder a él es que residas en España, tengas DNI/NIE español, más de 20 años y seas titular de una cuenta bancaria en España. ¿No te parece interesante?

 

¿Buscas una ayuda extra? En Vivus te ofrecemos un créditos online de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!