deudas de tarjetas

Cómo acabar fácilmente con tus deudas de tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito pueden ser muy útiles si las usas correctamente. Entre sus ventajas, permiten comprar con descuentos en algunos establecimientos o asegurar determinadas compras o viajes. El problema es que la mayoría de la gente las utiliza mal o muy mal. Si en algún momento caíste en la trampa de las deudas de tarjetas y ahora no sabes cómo salir de ella, lo que vas a leer a continuación podría ser la solución a tus problemas.

Pasos para acabar con las deudas de tarjetas de crédito

  1. Deja de generar nuevas deudas de tarjetas.

Es un paso previo, lógico y fundamental. Si quieres acabar con tus deudas actuales no puedes generar deuda nueva. En otras palabras, no puedes seguir usando las tarjetas porque si lo haces, por mucha deuda que liquides, seguirás sumando más. Si tu fuerza de voluntad es pequeña, coge unas tijeras y corta las tarjetas por la mitad.

  1. Aumenta tus ingresos.

Conseguir un ingreso extra te será de gran ayuda para cancelar las deudas de tarjetas sin hacer malabares. La gente se asusta al leer esto y se excusa en que no tiene tiempo o en que no sabe por dónde empezar. En realidad, no tiene por qué ser difícil. Aquí van algunas ideas:

  • Vende lo que no necesites. Todo el mundo tiene cosas en casa que no usa y que acumula sin necesidad. Tú también, y deberías venderlas. Llévalas a un Cash Converter de toda la vida. O más fácil aún, véndelas sin moverte del sofá en Wallapop.
  • Vende un servicio. También todos destacamos por saber hacer algo mejor que los demás y a veces ese algo no deja de ser un hobbie. ¿Por qué no vender nuestra habilidad y obtener un ingreso extra? Por ejemplo, ganar dinero con un blog.

Hay más fórmulas. Lo único que tienes que hacer es pensar un poco en qué puedes ofrecer a los que te rodean. De lo que se trata es de generar un pequeño (o quizás gran) ingreso extra que te será de gran ayuda para cancelar las deudas de tus tarjetas de crédito.

  1. Prioriza el pago de las distintas tarjetas.

El siguiente paso consiste en decidir el orden en el que quieres cancelar las deudas de las distintas tarjetas. Te recomendamos tres fórmulas:

  • Por el importe de la deuda: primero las deudas más pequeñas y luego las más grandes.
  • Por los intereses: primero las deudas más caras y luego las más baratas.
  • Por preferencias personales: primero las deudas de las entidades que peor te caen y luego las de las más enrolladas.

Si no sabes por cuál decidirte te recomendamos la primera, ya que es con la que verás resultados positivos antes.

  1. Usa el método de la bola de nieve.

Ha llegado el momento de cancelar las deudas una a una y lo harás con el popular método cascada o de la bola de nieve. Lo primero que has de hacer es cambiar la modalidad de pago de todas las tarjetas que tienes menos de la que quieres cancelar en primer lugar. Pasarás a pagar el importe mínimo.

Lo que dejas de pagar con estas tarjetas al reducir su importe lo destinarás a cancelar la deuda de la tarjeta elegida. Así, si te “encuentras” con 90 euros extras como resultado de reducir la forma de pago de un par de tarjetas, ese dinero lo usarás para pagar la tarjeta que quieres cancelar en primer lugar. El resultado es que te resultará más fácil cancelar tu primera deuda.

Cuando termines de pagar esa primera deuda, el dinero que dejas de pagar lo utilizarás para cancelar la siguiente deuda de la lista. Y así una tras otra hasta cancelar las deudas de todas las tarjetas de crédito una a una.

Para terminar, un último consejo. Cuando acabes el ciclo, sanees tu economía y las deudas solo sean cosa del pasado, cancela todas tus tarjetas y quédate solo con una. No necesitas más.