deudas bajo control

Claves para tener las deudas bajo control

Muchas personas son incapaces de controlar de forma óptima su presupuesto doméstico, si es que alguna vez llegan a tenerlo. Como resultado de esta mala gestión, sus gastos superan a sus ingresos cada mes, no son capaces de mantener las deudas bajo control y no tienen más remedio que buscar financiación endeudándose más aún.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Un endeudamiento excesivo puede llevar a la bancarrota tanto a las personas como a las empresas. Pero ¿significa esto que las deudas sean malas? No necesariamente, ya que de no ser por ellas muchas personas jamás podrían comprarse un coche o una casa en la que vivir.

Como todo en la vida, las cosas no solo son blancas o negras, sino que también existen los tonos grises. Las deudas no tienen por qué ser malas. Lo importante es mantener las deudas bajo control. Para conseguirlo te recomendamos que pongas en práctica los siguientes consejos.

Tener las deudas bajo control es fácil si sigues estos consejos

1º. Mentalízate de que no necesitas sacar un préstamo o recurrir a cualquier tipo de crédito cada vez que quieras comprar algo y no tengas suficiente dinero en el banco para pagarlo. Casi todas las compras pueden esperar unos meses, tiempo suficiente para ahorrar lo que cuestan. La inmediatez solo te traerá problemas.

2º. Toma la decisión firme de liquidar las deudas que tienes en la actualidad. Recuerda que puedes empezar por la de mayor interés, por la de mayor cuantía, por la que tiene más comisiones o simplemente por aquella a la que más manía le tienes.

3º. Haz una lista con todos tus gastos mensuales. Ten en cuenta que algunos de esos gastos son fijos todos los meses mientras que otros aumentan o disminuyen en función del consumo (alimentación, electricidad…). No olvides tampoco que hay gastos que se repiten mes a mes (hipoteca) mientras que otros son estacionales (el seguro de la casa).

4º. Vuelve a clasificar tus gastos en tres columnas: “necesarios para vivir”, “no necesarios pero que mejoran tu calidad de vida” e “innecesarios y totalmente prescindibles”. Optimiza los del segundo grupo y elimina los del tercero. Vamos a barrer la casa antes de fregarla.

5º. Planifica el futuro de tus gastos. Empieza por los gastos diarios, como la barra de pan o el café en el bar y sigue tirando de la cuerda: el pago de tus seguros, tus vacaciones, tu formación e incluso tu jubilación. Anticípate a todos. No permitas que ningún gasto te pille por sorpresa.

6º. Mentalízate de que las cosas compradas con deuda siempre son mucho más caras. Por ejemplo, un móvil de 600 euros podría llegar a costarte más de 700 si lo financias a tres o cuatro años con un tipo de interés del 10%. Y si la financiación es con tarjeta de crédito y estableces como forma de pago el pago mínimo mensual, la cantidad final podría superar los 1.500 euros.

7º. Comprométete a llevar una vida minimalista. No te vamos a pedir que limites tus propiedades a solo 100 cosas y que regales todas las demás, pero sí que deberías ir perdiéndole el apego a más de la mitad de las cosas que tienes. Quédate con lo esencial y establece prioridades. Menos es más.

Si quieres que tu salud financiera mejore, pon en práctica estos siete consejos y mantén las deudas bajo control. No hay nada peor que vivir atormentado por ellas.

 

¿Necesitas una ayuda extra? En Vivus tenemos nuestros créditos rapidos  con los que te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para que hagas frente a cualquier imprevisto de forma sencilla. ¡En 10 minuto y sin apenas papeleo!