Cómo hacer un presupuesto familiar

¿Cómo hacer un presupuesto familiar para empezar a ahorrar?

Ahorrar es la meta de no pocas personas. Sin embargo, conseguirlo es difícil, sobre todo si no disponemos de las herramientas adecuadas. Una de estas herramientas, quizás la más básica y, a su vez, la más importante de todas, es el presupuesto familiar. Pero… ¿cómo hacer un presupuesto familiar?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Un presupuesto familiar nos permite conocer los ingresos que vamos a tener y prever los gastos, lo cual es de gran ayuda para cuadrar los números mes a mes. Conociendo los ingresos y los gastos de cada mes, sabremos exactamente cuánto dinero tenemos y cuánto podemos gastar. A partir de aquí, conseguir ahorrar se vuelve mucho más fácil y automático.

Cómo hacer un presupuesto familiar: pasos importantes

El primer paso importante sobre cómo hacer un presupuesto familiar es, lógicamente, hacer un listado con nuestros ingresos y gastos. Con los ingresos no hay problema. Lo normal es que sea la nómina y, tal vez, algún ingreso pasivo más. Con los gastos, sin embargo, hay que hilar mucho más fino. Te recomendamos que los clasifiques por categorías. Algunos ejemplos podrían ser:

  • Hogar: comunidad, electricidad, servicios del hogar…
  • Préstamos: hipoteca, préstamo personal, tarjetas de crédito, financiaciones
  • Supermercados: las compras de alimentos y productos del hogar son un gasto importante del presupuesto.
  • Telecomunicaciones: telefonía, internet, Netflix…
  • Automóvil: gasoil, peajes, reparaciones…
  • Hijos: colegio, ropa, material escolar…
  • Ocio: salidas de fines de semana, restaurantes, vacaciones…
  • Seguros: automóvil, de vida, del hogar, de salud…

Una buena idea podría ser utilizar una tabla de Excel para organizar todos estos datos, aunque también podemos hacer un listado simple con bolígrafo y papel. Si lo prefieres, tienes a tu disposición infinidad de aplicaciones móviles que te pueden ayudar en esta organización. De cualquiera de las maneras, siempre hay que diferenciar entres gastos fijos y gastos variables.

La hipoteca, los seguros o los préstamos pueden ser ejemplos de gastos fijos, ya que todos los meses serán iguales. Sin embargo, con los gastos variables hay que ser previsores. Ocio, supermercado o hijos son categorías de gastos variables. Esto significa que cada mes debemos prever con el margen de error más pequeño posible a cuánto van a ascender.

Con el presupuesto ya creado, nuestras finanzas personales están en orden.  A partir de aquí ahorrar se convierte en una tarea mucho más sencilla. Basta con no gastar más de lo que ingresamos. Por supuesto, el gran truco consiste en reducir la partida de gastos lo máximo posible.

Por ejemplo, podemos empezar intentando eliminar las cuotas de financiaciones o de las tarjetas de crédito; también podemos reducir el gasto en telecomunicaciones o seguros repasando las facturas o incluso la partida del supermercado si nos volvemos compradores muy racionales y dejamos de hacer compras en caliente o por impulso.

Lógicamente, el presupuesto es una herramienta viva que debe actualizarse cada mes: actualizar importes, poner y quitar categorías, añadir ingresos y gastos extra…  Y siempre, siempre, siempre debemos hacer esto con una meta de fondo: intentar ahorrar cada mes un poco más que el anterior.

Esperamos haber resuelto tu pregunta ‘Cómo hacer un presupuesto familiar’. ¿Te vas a animar a probar?

 

Si te ha surgido un imprevisto y necesitas dinero rápido  puedes solicitar un préstamo Vivus. Te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Además, la solicitud es muy sencilla y rápida, ¡en tan solo 10 minutos y sin apenas papeleo!