tarjeta

Han usado mi tarjeta de forma fraudulenta, ¿qué debo hacer?

¿Alguna vez has recibido un aviso de un cargo en tu tarjeta que nunca has realizado? Por desgracia, el uso fraudulento de las mismas es más habitual de lo que creemos. Sólo en 2016 se produjeron 888.000 operaciones fraudulentas con tarjetas en nuestro país, según datos del Banco de España. Esto equivale a unos 56 millones de euros.

Es muy importante ser cuidadoso con el uso que hacemos de nuestras tarjetas, ya sean de débito o de crédito. Se puede producir un fraude como consecuencia del robo de la misma, de una pérdida o de un duplicado. También en internet, donde se producen casi el 70% de los casos.

De estos datos podemos concluir que es en las compras online donde más precavidos debemos ser, aunque gracias al sistema de verificación de la identidad en dos pasos (primero se introducen los datos de la tarjeta y luego una clave que nos envían por SMS al teléfono móvil), el fraude en internet es cada vez menor.

CÓMO EVITAR FRAUDES EN INTERNET

Para evitar usos indebido de tu tarjeta en internet debes comprobar que la página web en la que vas a hacer el pago es un sitio web seguro (tiene el dibujo de un candado y un https:// al comienzo del dominio). Sus certificados de seguridad también deben estar actualizados. Nunca compres nada en una web sin certificado de seguridad.

Como medidas complementarias de seguridad puedes limitar la disponibilidad de pago de tu tarjeta (por ejemplo, 200 euros como máximo), o usar pasarelas de pago seguras como Paypal. Otra opción es utilizar tarjetas virtuales para las compras online (tarjetas monedero que solo pueden ser usadas en internet).

QUÉ HACER EN CASO DE USO FRAUDULENTO DE LA TARJETA

Si a pesar de haber tomado todas las precauciones posibles un día descubres que tu tarjeta ha sido utilizada para un pago que no reconoces, debes exigir a tu banco que anule inmediatamente el cargo y que bloquee la tarjeta. Para ello, la OCU recomienda seguir los siguientes pasos:

1º.  Comunica lo ocurrido a tu banco.

Todos los bancos tiene un servicio telefónico disponible 24 horas para comunicar estas incidencias. No olvides cancelar la tarjeta cuando hagas la llamada, aunque esto también puedes hacerlo de forma online.

2º. Pon una denuncia.

Deberías presentar una denuncia ante la Policía o ante la Guardia Civil para que investiguen lo que ha ocurrido y pongan medios para identificar al defraudador.

3º. Haz una reclamación.

Tu entidad debería hacerse cargo de la cantidad de dinero que se ha defraudado, pero en el caso de que no sea así tendrás que poner una reclamación ante el Servicio de atención al cliente de la misma.

No olvides que la Ley de Servicios de Pago te protege ante estos fraudes y limita tu responsabilidad. Échale un vistazo para tener claras cuáles son las posibles consecuencias de un suceso así.