CABECERA_jugadas maestras

10 jugadas maestras que puedes hacer con tu dinero

Saber manejar correctamente las finanzas personales es importantísimo. El motivo es muy sencillo: la mayoría de los problemas económicos que tiene la gente se deben a que no saben gestionar bien su dinero. Para evitar que tú seas uno de ellos, en este artículo te mostramos 10 jugadas maestras que puedes hacer con él.

Maneja bien tu dinero con estas jugadas maestras

INFOGRAFÍA_jugadas maestras

  1. Averigua cuál es tu patrimonio.

Tu patrimonio personal es la diferencia entre tus activos (lo que tienes) y tus pasivos (lo que debes). Si quieres empezar a gestionar de forma óptima tu dinero, el punto de partida es hacer un balance personal que refleje tu situación económico-financiera.

  1. Analiza tu flujo de caja personal.

Tu flujo de caja (cash flow en inglés) está formado por tus entradas y salidas de dinero. Deberías volcar en una hoja de Excel toda la información sobre tus ingresos y gastos. Respecto a los gastos, es mejor si los agrupas en categorías (hogar, deudas, alimentación, formación…), ya que te resultará más fácil analizar su evolución.

  1. Crea un fondo de emergencia.

Necesitas tener dinero disponible para cuando surjan imprevistos. El tamaño de tu fondo de emergencia debe ser equivalente a entre tres y seis meses de tus gastos mensuales. Este dinero solo lo utilizarás para emergencias y has de guardarlo en un sitio de fácil acceso. Por ejemplo, en una cuenta de ahorro.

  1. Cancela poco a poco tus deudas.

Las deudas no solo te quitan dinero todos los meses, también te esclavizan y te afectan psicológicamente. Debes cancelarlas poco a poco, por ejemplo, con el método de la bola de nieve. Acaba primero con la deuda más pequeña, de una tarjeta de crédito tal vez. Cuando lo hagas, cancela la siguiente en tamaño. Y así progresivamente hasta acabar con todas.

  1. Reduce tus gastos.

Echa un ojo a tus gastos mensuales y empieza a reducirlos. Esta es una de las jugadas maestras fundamentales. No necesitas gastar tanto dinero para ser feliz. De hecho, si has llegado hasta aquí es precisamente porque estás gastando dinero de una forma que no te aporta felicidad y quieres solucionarlo.

  1. Ahorra.

Según tus gastos se reduzcan y vayan desapareciendo tus deudas, tu capacidad para ahorrar será cada vez mayor. Debes convertir el ahorro en un hábito diario y en una filosofía de vida. Para conseguirlo puedes darle prioridad frente a los gastos: la primera semana de cada mes, págate a ti mismo primero.

  1. Aprende economía.

Aprender economía hoy en día es más fácil que nunca. No necesitas asistir a ningún curso en ninguna universidad, tampoco pagar por un curso online o contratar a un experto. Basta con que leas una hora diaria.

Empieza por la sección de economía de los principales periódicos y por blogs de economía como este de Vivus. También puedes seguir en redes sociales a algunos economistas a los que admires o escuchar podcasts sobre finanzas.

  1. Planifica tu futuro.

¿Cómo te ves dentro de cinco años? ¿Y de veinte? Deberías empezar a planificar tu futuro cuánto antes. Nada ni nadie puede garantizar que las pensiones públicas sigan existiendo o que sean suficientes para sostener tu estilo de vida. ¿Te atreverías a dejar tu salud financiera en manos de un tercero al que no puedes controlar?

  1. Invierte.

Gracias a la inversión combates la inflación y pones tu dinero a trabajar para ti. Y esta es sin duda una de las jugadas maestras que puedes hacer con tu dinero que más te recomendamos. Recuerda que la magia del interés compuesto es mayor cuánto más temprano comienzas a invertir. Se sistémico y, una vez creado tu fondo de emergencias, haz transferencias periódicas de tus ahorros hacia el producto de inversión que elijas.

  1. Revisa tu cobertura de seguros.

Estamos acostumbrados a asegurar el coche, la moto o la casa, ¿pero qué es de nosotros? Un buen seguro de vida, de salud, de fallecimiento o de ahorro puede allanar el camino cuando se presenten dificultades, que se presentarán. En la vida hay riesgos que más vale tener cubiertos.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo online de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!