tener más dinero

Las dos únicas palabras que tienes que entender para tener más dinero

A muchas personas les gustaría tener más dinero para poder vivir viajando por el mundo. Otras preferirían disfrutar de la tranquilidad de su hogar y de su familia sin tener que preocuparse por nada más.

Estos dos estilos de vida tan diferentes tienen un denominador común: necesitan dinero para sostenerse en el tiempo.

Sin dinero, es imposible viajar. Y sin dinero, es imposible contemplar el mundo desde el sofá de casa. Por material que suene esta afirmación, hoy por hoy, el dinero es necesario para vivir la vida que sueñas. El problema no es otro que cómo conseguirlo.

En este artículo vamos a enseñarte cuáles son las dos únicas palabras que tienes que entender para tener más dinero. Son muy sencillas y te las vamos a decir ahora mismo: activo y pasivo.

Ponte cómodo. Solo vas a necesitar cinco minutos para comprender por qué son tan importantes.

Activos y Pasivos, el yin y el yang de tus finanzas personales y la clave para tener más dinero

Un activo es cualquier cosa que, solo por tenerla, te genera ingresos, mientras que un pasivo es justo lo contrario, es decir, aquello que te genera gastos.

Para saber si algo es un activo o un pasivo solo tienes que hacerte la siguiente pregunta: ¿me permite tener más dinero o perderlo?

Veamos algunos ejemplos de cada uno para entender mejor qué significan.

Ejemplos de activos

Las acciones de empresas que cotizan en bolsa son un buen ejemplo de activo. Si el valor de esas empresas crece, obtendrás una rentabilidad por tu inversión. Estas acciones son un activo para ti, ya que de forma constante te generan un beneficio. Lo mejor de todo es que este beneficio es pasivo: te llega sin que tú tengas que intervenir.

Las viviendas destinadas al alquiler son otro ejemplo de activo, quizás el más convencional, siempre y cuando generen un beneficio neto. Por ejemplo, si pagas 400 euros mensuales de hipoteca pero alquilas el inmueble por 700 euros, ganas 300 cada mes. Es otro ejemplo de ingreso pasivo generado por un activo.

Ejemplos de pasivos

Si tienes una casa en propiedad y la usas para vivir, esa casa es un pasivo. A mucha gente le cuesta entender esto, ya que siempre le han dicho que la casa es su mayor fuente de riqueza. Pero no, es justo al contrario. Si no terminas de verlo claro, responde a la siguiente pregunta: ¿tu casa te permite tener más dinero o o te hace perderlo?

El coche es otro ejemplo de pasivo. Desde el momento en el que sales con él del concesionario, comienza a perder valor. Y a partir de ahí, qué te vamos a contar: combustible, mantenimiento, seguro obligatorio, averías… El coche es un pasivo de dimensiones dantescas que clarísimamente no te permite tener más dinero.

Adquiere activos y evita los pasivos, el secreto de la riqueza

Ahora que lo has leído, diferenciar entre activo y pasivo parece muy fácil, y realmente lo es. Sin embargo, la mayoría de las personas que te rodean no saben distinguir entre uno u otro.

Como consecuencia, se endeudan para acumular cosas pensando que esas cosas mejorarán su status y les convertirá en personas más ricas, cuando la realidad es justo la contraria.

Si quieres tener más dinero en tu vida lo único que tienes hacer es adquirir activos, cuántos más mejor, y evitar los pasivos.

Los activos harán que tu dinero genere más dinero, mientras que los pasivos te obligarán a trabajar más para poder conseguir más dinero.

Antes de marcharnos te dejamos deberes: ¿te atreves a coger boli y papel y anotar tus activos y tus pasivos?

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier tipo de imprevisto que pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!