Descubierto en cuenta

Descubierto en cuenta: consejos para evitar los números rojos

Entra un gasto que no esperabas, la nómina se retrasa un par de días más de la cuenta y de repente… ¡zas! Descubierto en cuenta. Tu cuenta se ha quedado en números rojos y tu banco te ha cobrado una suculenta comisión porque has usado más dinero del que tenías.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

El descubierto en cuenta o descubierto bancario es una penalización que los bancos y entidades financieras cobran a sus clientes, ya sean empresas o particulares, cuando se quedan sin saldo en la cuenta corriente. Por ejemplo, cuando entra un recibo de 120 euros pero solo tienen en cuenta 90. En lugar de devolver el recibo, la mayoría de los bancos aceptan el cargo y dejan la cuenta en -30 euros.

En la práctica se trata de un préstamo no solicitado, ya que el banco adelanta un dinero que no se tiene y cobra por él a precio de oro. Eso sí, la ley obliga a las distintas entidades financieras a informar a los consumidores sobre los plazos, los tipos a aplicar, las penalizaciones o los gastos por demora.

En general, el tipo de interés suele oscilar entre el 4 y el 5% sobre el importe del descubierto en cuenta. A esto hay que añadir la comisión por descubierto, que suele ser del 4%, aunque algunos bancos cobran mucho más. También puede haber una comisión por reclamación de posiciones deudoras, es decir, una comisión por avisarte de que estás en rojo, y que se puede ir hasta los 45 euros.

Cómo evitar un descubierto en cuenta

Como ves, si vives al día con tu dinero y te despistas, la broma te puede salir bastante cara. Si no quieres malgastar el dinero lo mejor que puedes hacer es evitar estos descubiertos en cuenta y, para conseguirlo, puedes seguir los siguientes consejos:

1º. Ten bajo control el saldo de tu cuenta corriente. No te despistes, sobre todo en la última semana del mes. Si no tienes el hábito de consultar frecuentemente tu saldo puedes ponerte una alerta en el móvil para no olvidarlo.

2º. Conoce los gastos de cada mes. Si usas un presupuesto anual podrás conocer al detalle los gastos que tendrás cada mes. De esta forma no te pillarán por sorpresa la renovación del seguro del coche o el pago de algún impuesto.

3º. Utiliza apps que te avisen del estado de tus cuentas. Un ejemplo es Fintonic, que guarda tu historial de gastos y te avisa de cuándo tienes que hacer frente a un pago recurrente, si te cobran una comisión que no esperabas o si tu cuenta tiene poco saldo.

4º. Habla con tu banco. Algunos bancos ofrecen a sus clientes un servicio que cubre los descubiertos. Por ejemplo, ING cuenta con el servicio “siempre cubierto” que permite alcanzar hasta 1.000 euros de descubierto en cuenta sin comisiones, siempre que soluciones el problema en un plazo de dos días. Si no lo haces te cobra 4 euros. Otros bancos ofrecen descubiertos gratuitos por el importe de la nómina, otros tienen la opción de cliente preferente… Consulta tu caso directamente con tu entidad.

5º. Consigue el dinero antes de que se produzca el descubierto. Si tu situación financiera conduce irremediablemente a un descubierto en cuenta y temes el cobro de comisiones, deberías intentar conseguir el dinero que te falta antes de que se produzca ese descubierto. Una posibilidad es pedir un anticipo de nómina en tu empresa.

 

Si no ves esto factible puedes pedirnos un préstamo rápido de hasta 300 euros. Basta con que nos lo devuelvas en un plazo máximo de 30 días y no te cobraremos ni un solo céntimo de interés (si se trata de tu primer préstamo con nosotros). Más fácil y rápido imposible. Haz clic aquí, rellena el formulario y si tu préstamo es aprobado en 15 minutos transferimos el dinero a tu cuenta.

 

¿Buscas una ayuda extra? En Vivus te ofrecemos un minipréstamos de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!