ahorrar con tu banco

4 formas de ahorrar con tu banco

Si has empezado a leer este artículo solo puede deberse a dos motivos: quizás estás harto/a de que tu banco te cobre por cosas que no entiendes ni tampoco consideras justas; o quizás has activado el modo ECO financiero después de Navidad y te has propuesto ahorrar en todas las facetas de tu vida diaria. Sea cual sea tu caso, la decisión de ahorrar con tu banco es la correcta.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

En este artículo vamos a resumirte cuatro servicios en los que, o bien tu banco te cobra de más, o bien no te ayuda a tener unas finanzas saneadas, sino más bien al contrario. En ambos casos el resultado es el mismo: gastas un dinero que podrías ahorrar.

Aprende a ahorrar con tu banco

  1. Cero comisiones.

Con la competencia tan grande que hay hoy día en el sector bancario, si pagas determinadas comisiones es porque quieres. Por ejemplo, las comisiones por mantenimiento de la cuenta corriente, por mantenimiento de las tarjetas, por ingresar dinero en ventanilla, por hacer una transferencia…

Si tu banco te cobra alguna de ellas deberías ir a hablar con el director de tu sucursal y pedirle de forma cortés que las anule. Si se niega, si no tienes nada que te amarre a ese banco, huye de él tan rápido como puedas y busca otro con cero comisiones. Los hay a patadas.

  1. No uses la tarjeta de crédito.

No es ningún secreto que no nos gustan nada de nada las tarjetas de crédito. Son una herramienta de financiación de fácil acceso para todo el mundo pero usadas de forma inadecuada conllevan riesgos bastante importantes: gastas dinero de más, pagas muchos intereses, te incitan a consumir irresponsablemente…

Si quieres ahorrar con tu banco debes evitarlas a toda costa. Si necesitas tirar de tarjeta, mejor que sea de débito. Con la de crédito gastas un dinero que no tienes y pagas un alto precio por ello. Ten solo una y para usarla únicamente cuando merezca la pena, por ejemplo, para reservar unas vacaciones y poder beneficiarte de su seguro.

  1. No tengas el dinero parado.

Si tienes tu dinero parado en una cuenta corriente que te ofrece un 0% de rentabilidad anual, estás perdiendo dinero. Si no es una cuenta corriente sino una de ahorro y la rentabilidad es del 0,25%, también estás perdiendo dinero.  Si no inviertes tus ahorros, la inflación hará que valgan menos cada año y que tu capacidad adquisitiva sea menor.

El dinero nunca puede estar parado. Si tienes unos ahorros deberías invertirlos en algún producto financiero que te ofrezca una rentabilidad decente. La bolsa es un buen lugar para conseguirlo, pero ni se te ocurra invertir por ti mismo si no tienes la formación adecuada.

  1. No contrates sus fondos de inversión.

En relación a lo que te comentamos en el punto anterior, si tu banco se da cuenta de que tienes unos buenos ahorros parados tratará de convencerte para que inviertas en un fondo de inversión comercializado por la propia entidad.

El problema es que, por norma general, los fondos de inversión que ofrecen la mayoría de bancos no son ni los mejores del mercado ni los mejores para tu perfil de riesgo. Sí son, sin embargo, los mejores fondos para el propio banco.

Se trata de fondos de inversión cuya rentabilidad no es la mejor posible y que además suelen tener altas comisiones de gestión. La diferencia entre contratar un fondo indexado, por ejemplo, con un robo advisor o con un banco convencional es abismal en cuánto a las comisiones, mucho más caras en el segundo caso.

 

¿Necesitas una ayuda extra? En Vivus tenemos nuestros créditos rapidos  con los que te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para que hagas frente a cualquier imprevisto de forma sencilla. ¡En 10 minuto y sin apenas papeleo!