cartera de inversión

¿Cuáles son los próductos más básicos de inversión?

Tan importante es saber ahorrar como saber invertir.  Según un estudio de BlackRock , los españoles ahorran e invierten de media un 35 % de sus ingresos anuales.  Sin embargo, ¿invertimos correctamente? Quizás configurar una cartera de inversiones diversificada y que se ajuste a nuestro perfil inversor sea la tarea más complicada de todas. Repasemos cuáles son los productos más básicos de inversión:

  1. Cuentas remuneradas. Son cuentas que nos dan un pequeño interés y, a cambio, nos ofrecen la ventaja de que podemos disponer del capital en todo momento. La Cuenta Naranja de ING o la Cuenta 1 2 3 de Santander son algunas de las más populares.
  2. Depósitos. Los depósitos son el producto de inversión más elemental y conocido que existe. Actualmente la rentabilidad que ofrecen es muy limitada, de ahí que más que un producto de inversión, tal vez sería mejor llamarlo producto de ahorro, pues en ocasiones dicha rentabilidad llega a ser incluso menor que la inflación. Pese a todo, sus principales ventajas son que el capital invertido está asegurado hasta 100.000 euros y que en todo momento sabemos lo que vamos a ganarle a nuestro dinero.
  3. Fondos garantizados. Como su propio nombre indica, la principal virtud de este producto es que el capital que invirtamos está asegurado, por lo que no hay riesgo de que perdamos dinero. Los hay de renta fija, muy parecidos a los depósitos, y de renta variable. No obstante, la rentabilidad que ofrecen tampoco suele ser excesiva.
  4. Seguros de Ahorro. El PIAS o Plan Individual de Ahorro Sistemático es un producto financiero muy popular entre las aseguradoras que nos permite realizar aportaciones, normalmente mensuales, a nuestro plan de ahorro y recuperarlo cuando lo deseemos. El capital está asegurado en todo momento, pero la rentabilidad también suele ser muy reducida.
  5. Deuda pública. Consiste en prestarle dinero al país a cambio de una pequeña remuneración. Las Letras del Tesoro y los Bonos del Estado son productos bastante seguros. La única posibilidad de que perdamos la inversión sería que el Estado quebrase o que aprobase una quita, es decir, un impago de deuda, lo cuál no suele ser habitual en economías desarrolladas como la española. Sin embargo, también la rentabilidad suele ser muy pequeña, incluso a largo plazo.
  6. Deuda corporativa de empresas. En este caso, a quién le prestamos dinero es a una gran empresa, a cambio de un pequeño porcentaje. De esta forma, la empresa logra financiación y nosotros rentabilizamos nuestra inversión. Lo mejor es invertir sólo en empresas sólidas y reconocidas, pues la única posibilidad de no recuperar el dinero es que la empresa quiebre.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Como es lógico, si queremos productos que nos ofrezcan una mayor rentabilidad, hemos de asumir un mayor riesgo, es decir, dirigirnos a productos de inversión en los que las posibilidades de perder dinero son mayores que con los productos de esta lista. En estos casos, lo recomendable es ponerse en manos de asesores financieros que nos aconsejen sobre qué productos son los más indicados según nuestro perfil inversor.

Infografía cartera de inversión

 

¿Buscas una ayuda extra? En Vivus te ofrecemos un créditos online de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!