jefe insoportable

Cómo trabajar con un jefe insoportable

Seguro que alguna vez has tenido que trabar con un jefe insoportable. Los hay arrogantes, prepotentes, incompetentes, déspotas, exigentes, quisquillosos… El denominador común de todos ellos es que consiguen que en la oficina se respire un ambiente tóxico.

Si tienes la mala suerte de saber perfectamente de lo que hablamos, este artículo te interesa. A continuación te ofrecemos 7 consejos para lidiar con un jefe insoportable.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Siete consejos para domar a un jefe insoportable

  1. Entiende tu situación en la empresa.

La mayoría de los empleados tienen que rendir cuentas a los clientes, colaborar con sus compañeros de oficina y adaptarse a las exigencias de su jefe. Aprender a gestionar estos tres pilares es imprescindible. Si no lo asumes y tratas de alcanzar un punto de equilibrio entre los tres, jamás lograrás los resultados que se esperan de tu puesto de trabajo.

  1. Ponte en su lugar.

Por muy insoportable que sea tu jefe, vas a tener que empatizar con él. Trata de averiguar cómo llegó a su posición en el organigrama, qué le motiva a trabajar, cuáles son sus objetivos, qué le gusta… Si lo consigues te resultará mucho más fácil plantearle argumentos y lograr que tenga en cuenta tu opinión.

  1. No le tengas miedo.

Si cada vez que tienes que dirigirte a él lo haces con miedo, él notará tu inseguridad. Tienes que pensar que tu jefe es una persona como otra cualquiera y, por tanto, debes tratarle con normalidad. Sin perderle el respeto, obvio, pero sin más protocolo del que se merece cualquier otro ser humano.

  1. Tómatelo como un reto.

Si vas a compartir 40 horas semanales de oficina con esa persona, más vale que te lo plantees como un reto profesional. Trata de salir de tu cabeza y de observar la situación desde fuera. Eso te dará objetividad para enfrentar tu desafío de tener un jefe insoportable.

  1. No hables mal de él con tus compañeros.

Evita las críticas al jefe con tus compañeros. Aunque no te van a faltar ganas de decir cosas negativas de él, solo conseguirás echar más leña al fuego y exponerte a problemas más graves. Debes reservar tus pensamientos negativos para ti mismo. La terapia de grupo con compañeros no resolverá el problema.

  1. No entres en su juego.

Si tu jefe levanta el tono de voz más de lo deseado o usa palabras mal sonantes, no entres en su juego. Si te pones a su nivel y tú también usas un lenguaje agresivo, solo alimentarás el fuego y empeorarás el problema. Mejor espera a que se relaje y luego habla con él.

  1. Conserva tu buen humor.

Aunque a veces parezca lo contrario, detrás de cada jefe, hay un ser humano. Y a los humanos nos gustan las bromas, las risas, las confianzas, contar chistes, emborracharnos y, en definitiva, ser felices. Es la naturaleza humana. Una dosis saludable de humor te ayudará a manejar la relación con tu jefe. Aprende a reírte de la vida y transmite ese espíritu a todos tus compañeros.

¿Y si estos consejos no solucionan nada?

Si a pesar de estos consejos en algún momento llegas a la conclusión de que tu situación en la empresa es realmente insostenible, solo puedes hacer dos cosas. Lo primero, hablar con el supervisor de tu jefe y explicarle el grave problema que tienes con tu jefe.

Y si esto no es una solución, pide que te trasladen a otro departamento o directamente deja tu trabajo. No te quemes. Tu salud, tu autoestima y tu bienestar general están muy por encima de cualquier empleo.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!