sobrevivir a un trabajo

Cómo sobrevivir a un trabajo que odias

Por desgracia, el empleo de calidad no abunda en España y eso obliga a muchas personas a permanecer en puestos de trabajo que no les gustan. Cuando el sueldo no acompaña, la jornada laboral se alarga en el infinito y las posibilidades de ascender brillan por su ausencia, es normal sentirse frustrados. En este artículo te vamos a dar siete consejos, personales y profesionales, para ayudarte a sobrevivir a un trabajo que odias.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

7 consejos para sobrevivir a un trabajo que no te satisface

  1. Aprende a relajarte.

Suena a consejo manido pero no por ello deja de ser importante. Para sobrevivir a un trabajo que odias es imprescindible que aprendas a controlar las emociones negativas relacionadas con tu estrés. No permitas que fluyan libremente. Si lo haces, estás perdido.

Búscate un rincón en casa y tómate entre 30 y 60 minutos al día para relajarte haciendo algo que te guste, ya sea oír música, practicar yoga, meditar o leer.

  1. Practica un poco de deporte.

Tu cuerpo es el envase que lo contiene todo. Debes aprender a cuidarlo, y el deporte es una de las mejores formas de conseguirlo.

Puedes hacer caminatas, ir a nadar, a correr, jugar al baloncesto… Da igual. Lo único importante es que te ejercites un poco cada día. Con dedicar 20-30 minutos 3-4 días a la semana será más que suficiente para empezar.

  1. Cuida tu aspecto.

Si tu trabajo te hace sentir mal, lo más probable es que ese malestar termine afectando al resto de facetas de tu vida personal y que empieces a “pasar” de algo tan importantes como cuidarte a ti mismo.

Es un error: no puedes y no debes descuidar tu aspecto. Cuídate, viste bien y haz esas cosas que te hacen sentir guapo/a. Siéntete orgulloso de a quién ves frente al espejo.

  1. No seas tu peor enemigo.

“Soy un mal profesional por estar en este trabajo”, “He fracasado en la vida”, “No soy capaz de conseguir X”, “Acabaré en el paro y sin ingresos”, “Jamás encontraré un trabajo mejor”.

¿En serio crees que te mereces tratarte a ti mismo así? Deja de boicotearte y reacciona. Nadie puede hacer algo por ti mejor que tú mismo.

  1. Siéntete como un socio, no como un empleado.

La próxima vez que entre en la oficina, siéntete como si fuese tuya. ¿Qué harías para mejorar la empresa? ¿Cuáles son sus problemas y cómo puedes solucionarlos?

Este cambio de chip te puede ayudar a trabajar con más motivación y con más alegría. Además, seguro que consigues que tus superiores se den cuenta y podrías obtener un reconocimiento.

  1. No te quejes por todo.

Si transmites tu negatividad a tus compañeros y tus compañeros a la vez transmiten sus propias quejas, el resultado será un ambiente de negatividad, frustraciones y mal rollo que os intoxicará a todos y en el que será imposible sobrevivir.

Por el contrario, si intentas buscar el lado positivo a las cosas (aunque a veces es verdad que no lo hay), el buen rollo y las risas terminarán llegando a la oficina y sera mucho más fácil sobrevivir a un trabajo que no te satisface.

  1. Habla con tus jefes.

No tienes nada que perder así que exponle tu malestar a tus superiores. Si te valoran y no quieren perderte, quizás exista algo que puedan hacer para ayudarte a salir de ese pozo de insatisfacción laboral en el que te encuentras inmerso.

Sabemos que hay trabajos tan frustrantes que ni siquiera cuando le echas ganas y pones en práctica consejos como los que te hemos dado, mejoran. En estos casos, la única salida es buscar un nuevo empleo.

Hay que perderle el miedo a la incertidumbre y aceptar que hay cosas que escapan de nuestro control y, por tanto, no podemos hacer nada por mejorarlas. Lo mejor es huir de ellas.

 

¿Buscas un préstamo sin papeleos?  En Vivus te ofrecemos un crédito de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!