jornada laboral

6 cosas que no debes hacer al comienzo de tu jornada laboral

En el trabajo, las dos primeras horas del día son las más productivas de todas. Estas horas tienen doble valor y debemos aprender a exprimirlas al máximo. Tomarnos a la ligera el inicio de nuestra jornada laboral porque “aún estamos cansados” y no aprovecharlas como deberíamos es un gran error que nos vuelve improductivos durante el resto del día.

No solo se trata de aprovechar al máximo ese comienzo del día, sino que también hemos de ser capaces de evitar ciertas tareas o actividades que harán que no empecemos con buen pie y que contribuirán a que construyamos una mañana totalmente ineficiente.

Esto es lo que NO debes hacer al comenzar tu jornada laboral

A continuación te mostramos seis cosas que no debes hacer al comienzo de tu jornada laboral:

  1. Abrir el correo electrónico.

El email es un pozo para la productividad de cualquier persona. Abrirlo “por si hay algo importante” implica perder unos minutos preciosos en revisar correos sin importancia, responder a otros no urgentes y además puede hacer que perdamos el foco de lo que teníamos previsto hacer nada más llegar a la oficina.

  1. Leer el periódico o ver las redes sociales.

Parece una obviedad pero lo primero que hacen muchas personas al sentarse frente a su ordenador es abrir la versión web de su periódico preferido y leer las principales noticias del día. Otros, directamente consultan las últimas novedades de sus redes sociales.

  1. Abrir el navegador.

No es que no debas abrir el periódico o tus redes sociales en el ordenador, ¡es que no debes abrir ni el navegador de internet! Si lo haces, accedes a un universo de focos de distracción que puede hacer que te despistes y entres en un modo no pilotado de navegación en el que ni siquiera te das cuenta de que estás tirando tu productividad a la basura.

  1. Hacer llamadas telefónicas.

El comienzo de la jornada laboral no es el mejor momento del día para llamar a un cliente o a un proveedor y perder en la llamada cinco o diez minutos. A no ser que sea verdaderamente urgente, esa llamada telefónica deberíamos dejarla para un momento del día en el que estemos más cansados y nos sintamos menos eficientes.

  1. Hacer reuniones.

La mayoría de las reuniones son innecesarias y podrían resolverse por Skype en menos de media hora. Programarlas a primera hora es un error tremendo. Si esta se alarga más de la cuenta, y eso es bastante habitual, terminaremos desaprovechando la mitad de la mañana. Lo ideal es que estas reuniones sean por la tarde y, si no hay más remedio que hacerla en la mañana, que sea a última hora de la misma.

  1. Arrancar a trabajar sin planificación.

Otro error bastante común es empezar a trabajar sin tener claro cuales son los objetivos del día y cuáles son las tareas que deberían estar finalizadas al acabar la jornada laboral. Lo recomendable es sentarnos frente al ordenador con la planificación del día ya elaborada del día anterior. Si necesitamos veinte minutos de la mañana para organizarla, estamos desperdiciando ese tiempo por no haber hecho los deberes a tiempo.

En definitiva, si evitamos hacer estas seis cosas a las que casi nadie les da importancia conseguiremos incrementar notablemente nuestra productividad para el resto del día.