Qué mirar antes de comprarte una casa

Qué mirar antes de comprarte una casa

En algún momento de la vida, todas las personas se compran una casa. Unos para hacer de ella su vivienda habitual y otros para destinarla al alquiler. En cualquier caso, han de hacer frente a un desembolso económico importante que, en la mayoría de los casos, es el más grande que harán en sus vidas. Y la pregunta es inevitable: qué mirar antes de comprarte una casa.

Por esta razón, hemos preparado para nuestros lectores un pequeño análisis de los factores que se deberían tener en cuenta antes de comprar una casa.

Qué mirar antes de comprarte una casa: puntos principales

1. Precio

Antes de empezar a mirar qué casa comprar debes decidir cuánto estás dispuesto a gastarte en ella. Fija un presupuesto y no pierdas el tiempo mirando ninguna vivienda que lo sobrepase. Ha de ser un precio realista y que no ponga en peligro la sostenibilidad futura de tus finanzas personales.

No te fijes solo en la cuota mensual que podrías pagar de la hipoteca, sino también en los intereses totales que terminarás pagando por ella. La diferencia entre una hipoteca a 20 años y otra a 35 es que por la segunda puedes terminar pagando más del doble de intereses.

No te olvides tampoco del euribor. En estos momentos está en negativo (y la hipoteca resulta engañosa) pero con toda probabilidad terminará subiendo. Cuando hagas tus cálculos, considera un euribor al 2-3% y comprueba si podrías asumir el pago mensual de la hipoteca sin problemas.

2. Ciudad

La mayoría de la gente se compra la casa en la ciudad en la que vive, que suele ser la misma en la que trabaja. Esto no siempre es una buena decisión.

Lo primero que debes considerar es tu atadura con esa ciudad. Piensa que el trabajo por cuenta ajena va y viene y lo que hoy parece estable mañana puede dejar de serlo. Si tienes hijos en edad escolar, ahí sí tienes un ancla importante, y más si son adolescentes y están echando raíces.

En muchos casos, sobre todo cuando se trata de grandes ciudades, suele ser más económico comprar la casa en una localidad limítrofe que esté bien comunicada. Por un precio menor podrías encontrar una casa más grande, más nueva y con mayores comodidades.

3. Barrio

Una vez tengas clara la ciudad en la que quieres vivir, el siguiente paso es elegir la ubicación. En otras palabras, el barrio. Dado que la casa no se va a mover jamás de allí, más vale que su localización sea buena y cumpla unos mínimos de calidad para ti y tu familia.

En este punto hay que bajarse de las nubes y ser realistas. A todos nos gustaría vivir cerca de la playa o en un barrio de lujo, pero estas zonas son más caras y quizás no nos las podemos permitir. Hay más opciones.

Algunos prefieren el bullicio de las zonas céntricas, mientras que otros valoran más la tranquilidad de vivir en el extraradio. Hospitales, parques, cafeterías, tiendas, centros comerciales… son algunos de los servicios que puedes buscar para decidir si te gusta o no la zona.

4. Edificio

¿Es nuevo o tiene muchos años? ¿Tiene ascensor? ¿Vive gente joven o personas mayores? ¿Hay muchas viviendas vacías en el bloque? ¿Parece ruidoso? ¿Necesita una obra mayor?

Mucha gente sólo se fija en las características de la vivienda y no prestan atención a cómo es el edificio. Es un gran error que más te vale no cometer.

5. Características de la vivienda

La joya de la corona, tu futura vivienda, merece un análisis aún más pormenorizado. Los principales factores en los que deberías fijarte son:

  • Metros de superficie, que no es lo mismo que metros construidos.
  • Estado de conservación general.
  • Número de habitaciones y tamaño de las mismas.
  • Orientación y luminosidad.
  • Aislamiento respecto al exterior.
  • Documentación de la vivienda (asegúrate de que todo está en regla. Si hace falta, contrata a un abogado).

Ya te adelantamos que va a ser muy difícil que encuentres la vivienda de tus sueños. Seguro que encuentras un montón que te encantan pero que no puedes permitirte y otras con precios muy buenos pero que no se adaptan a tus criterios de búsqueda.

Sé paciente y no tomes la decisión a la ligera. Una casa no es algo que debas comprar en pocas semanas. Por el contrario, es un trabajo de investigación que puede llevarte meses, quizás años.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un crédito online de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!