seguimiento de tu economía

5 razones por las que deberías hacer un seguimiento de tu economía

Si quieres tener bajo control tus gastos, ahorrar todos los meses y tener un buen nivel de vida sin necesidad de preocuparte constantemente por el estado de tu cuenta corriente, lo mejor que puedes hacer es un seguimiento de tu economía, continuo y exhaustivo.

Es simple, que no sencillo, y tremendamente efectivo, sea cual sea tu situación financiera actual. Cuánto antes empieces a hacerlo, más valiosa será la información que obtengas y mejores los resultados a largo plazo. ¿No nos crees? Haces bien en ser escéptico. No obstante, trataremos de convencerte.

Estas son las 5 razones por las que deberías empezar hoy mismo a controlar tus ingresos, tus gastos y todo lo que tenga que ver con tu economía personal.

Así debes hacer el seguimiento de tu economía

  1. Podrás conocer, por fin, cuál es tu situación financiera actual.

Seguro que más de una vez te has preguntado cómo es posible que hayas gastado tanto dinero este mes o por qué no has conseguido ahorrar como te habías propuesto. Fito & Fitipaldis dirían que tus finanzas personales “corren como pollo sin cabeza”. Necesitas parar y poner orden.

En el momento en que hagas un seguimiento de tu economía, por fin, y con todo lujo de detalles, cuál es tu situación financiera actual. Alcanzar tus objetivos será mucho más sencillo si sabes cuál es tu punto de partida.

  1. Las decisiones que tomes tendrán una base sólida.

Supermercado, transporte, hijos, hogar… Si conoces al detalle cuáles son tus gastos mensuales podrás tomar decisiones financieras con una base mucho más sólida. Decía Hobbles, en El Leviatán, que “quién tiene la información, tiene el poder”.  No le faltaban razones para pensar así.

No te quepa duda de que si eres capaz de organizar, estructurar y cribar la información que obtengas del seguimiento de tu economía, podrás tomar buenas decisiones sobre tu dinero. Seguramente las mejores decisiones que hayas tomado jamás.

  1. Podrás analizar el progreso que vayas realizando.

La mejor forma de comprobar si las decisiones que estás tomando son las correctas es analizar el progreso en el tiempo de tus finanzas personales. Si tu tasa de ahorro hace tres años era del 5%, el año pasado del 11% y este año del 23%, caminas viento en popa hacia el control total de tu dinero.

Por el contrario, si la tendencia de tus finanzas no es la deseada, tendrás que tomar decisiones diferentes. Este análisis no solo te servirá para verificar que todo marcha según lo previsto, sino también para aplicar medidas correctoras en el caso de que los resultados no sean los esperados.

  1. Planificarás tu futuro.

Una vez conoces tu situación financiera de partida, tomas buenas decisiones para cambiarla y comienzas a ver un progreso positivo, podrás planificar tu futuro con garantías.

Deberías empezar sin agobios. Mejor si es con metas a corto plazo que ayuden a la consecución de metas mayores. ¿El motivo? Te mantendrás motivado. Lo que nos lleva al quinto y último punto de este artículo.

  1. Serás más feliz.

Si ahorras poco dinero y no consigues que tu situación financiera sea buena, constantemente estarás cabizbajo, preocupado y con miedo. Queramos aceptarlo o no, el dinero condiciona gran parte de nuestra vida. No da la felicidad, vale. Pero ayuda a conseguirla.

Tan pronto logres el control de tus finanzas personales y comiences a ver resultados positivos, tu motivación aumentará y serás más feliz. La sensación de no ir a la deriva y tener el timón es muy importante. Y créenos si te decimos que no hay nada más reconfortante que mirar hacia atrás y comprobar lo lejos que has llegado.

¿Te hemos convencido ya de lo importante que es llevar un seguimiento de tu economía?