evitar las tentaciones en el supermercado

Consejos para evitar las tentaciones en el supermercado

Casi con toda seguridad, el gasto del supermercado es uno de los mayores que afrontas cada mes. Llenar el carrito de la compra no es precisamente barato. Además, a todos nos pasa que vamos a comprar solo un par de cosas y volvemos a casa con dos bolsas llenas y la cartera vacía. Pero… ¿Se pueden evitar las tentaciones en el supermercado?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Los supermercados actuales incorporan brillantes técnicas de marketing con el fin de embaucarnos para que compremos más. Hay que tener las ideas muy claras para evitar las tentaciones en el supermercado y aprender a limitar nuestra compra solo a los productos que necesitamos.

Que no te tomen el pelo en el súper: guía para evitar las tentaciones en el supermercado

En el súper, nada de improvisar. En este artículo os daremos siete pautas básicas para aprender a racionalizar las compras y no caer en las tentaciones:

  1. Fija una cantidad de gasto mensual.

Como todos los meses no son iguales, el gasto del supermercado es un gasto variable imposible de predecir con exactitud. Sin embargo, debes hacer una estimación realista del mismo y determinar una cifra que bajo ningún concepto puedes superar. Por ejemplo, 300 euros al mes. Mete ese dinero en un sobre y úsalo cuando vayas a comprar.

  1. Ve a comprar solo.

Está más que demostrado que se gasta menos comprando cuando se va solo que cuando se va acompañado. Si solo vas tú al supermercado, comprarás más rápido y tendrás menos tentaciones. Por el contrario, si vas con tu pareja o con tus hijos, los impulsos de compra serán mayores y terminarás llenando el carrito de cosas que nadie necesita.

  1. Evita las horas punta.

La peor momento del día para comprar en el súper es a última hora de la tarde. Los sábados también son un día fatídico. Si quieres evitar las tentaciones en el supermercado, evita también las aglomeraciones. Numerosos estudios concluyen que, quizás por imitación, se termina gastando más si se compra en un establecimiento donde hay muchas personas.

  1. No vayas a comprar con hambre.

Es el clásico consejo de ahorro y quizás uno de los más efectivos. El hambre anulará tu raciocinio y terminarás comprando un montón de cosas que no tenías previstas. Todo lo que huela bien, tenga buena pinta o parezca “fresco” acabará en tu cesta. Para que esto no ocurra es mejor ir a comprar con el estómago lleno.

  1. Usa una cesta en lugar de un carro.

Ese carro del súper tan grande, tan poco pesado y tan vacío te invitará a meter muchas cosas en él. Si en su lugar usas una cesta más pequeña, seguramente intentarás optimizar el espacio y terminarás limitando tu compra solo a los productos que necesitas.

  1. Compra solo lo que haya en tu lista.

Cada día debes anotar en una lista los productos que se van agotando y que necesitas sustituir. El frigorífico es un buen lugar para tenerla visible. Y esa será la lista que usarás cuando vayas a hacer la compra del supermercado. Como te puedes imaginar, si algo no está en la lista, por muy necesario que parezca cuando lo veas en la estantería del súper, no se compra.

  1. Analiza la distribución de la tienda.

Nada queda al azar en la distribución de un supermercado. El diseño está hecho para que compres lo máximo posible y si quieres evitar caer en esta trampa has de ser consciente del mismo. Por ejemplo, las carnes y los lácteos suelen estar al fondo para que recorras todo el pasillo. Por su parte, los productos de caja suelen ser los más golosos para que hagas una compra por impulso.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!