Marketing sensorial

Marketing sensorial: cómo nos manipulan para que compremos más

El marketing es el conjunto de técnicas y procedimientos utilizados por las empresas con el objetivo de mejorar la comercialización de sus productos. Por supuesto, el objetivo último es incrementar las ventas mediante diferentes objetivos. Por ejemplo, promocionar nuevos productos, captar nuevos clientes o conseguir una mayor visibilidad en el punto de venta. Pero… ¿y el marketing sensorial?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

En otras palabras, lo que las empresas intentan conseguir es que compremos más para que así ellas puedan ganar más. Hay un tipo de marketing focalizado exclusivamente en el producto que se conoce como marketing sensorial y que busca generar una experiencia placentera en todos o varios de nuestros sentidos. A su vez, dentro del marketing sensorial distinguimos tres modalidades.

Tipos de marketing sensorial

  1. Marketing olfativo. También se le conoce como marketing aromático y pretende estimular el olfato para crear una experiencia placentera en el consumidor. El objetivo de este tipo de marketing sensorial es ganarnos a través del olfato para que compremos sin pensar el producto de la empresa. En la mayoría de los casos, esta modalidad de marketing se centra en el sector de la alimentación. Así, es fácil encontrar cafeterías con un espectacular olor a café nada más entrar por la puerta, pastelerías impregnadas por el olor a dulces recién horneados o hamburgueserías con un fuerte olor a “fritoleo” que nos recuerda que hemos venido a comer sabrosas grasas saturadas. Las perfumerías son otro ejemplo de empresas que juegan con nuestro olfato. Y si vamos un poco más lejos, en los últimos tiempos se está poniendo de moda crear un olor específico para cada empresa.

Quizá te interese leer | Robar la cartera: Pasos a seguir si sufres un robo

  1. Marketing auditivo. En este caso el objetivo es cuidar la experiencia musical del producto. Las tiendas de ropa, por ejemplo, suelen poner música marchosa para incitar al movimiento rápido y a la compra compulsiva de sus clientes. Grandes superficies como El Corte Inglés hacen justo lo contrario cuando hay pocos clientes en su interior: poner música tranquila para que compren sin prisa y así de tiempo de abarrotar el local. Las marcas de coche también han explotado esta vía y han cuidado, por ejemplo, el sonido de cierre de las puertas de los vehículos, descuidado antaño. Incluso los fabricantes de teléfonos móviles han conseguido que cuando hagamos una foto con nuestro flamante smartphone escuchemos el característico “clic” de una cámara de fotos tradicional.

Quizá te interese leer | Big data: ¿Cómo afecta a los negocios?

  1. Marketing táctil. A través del marketing táctil se exploran las sensaciones que los productos transmiten al tacto. Para lograrlo se cuidan los materiales, el tamaño, la textura… Coca Cola, por ejemplo, lanzó hace unos años una versión de su botella de dos litros con la parte central más fina para poder cogerla con una sola mano.
    Cada vez son mas los locales con tablets o pantallas táctiles para que sus clientes interactúen con sus productos. McDonald o Starbucks son buenos ejemplos. Las tiendas limpias de estanterías y mostradores para que el cliente pueda moverse libremente por todo el espacio son otro buen ejemplo. ¿Y crees que el hecho de que los juguetes más populares (y caros) de cada temporada estén a la altura de las manos de los niños en las tiendas? No, en absoluto. Todo es marketing táctil y marketing sensorial.

Quizá te interese leer | ¿Vacaciones o lavadora? La jerarquía de las necesidades de Maslow

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!