Cómo conseguir muebles de jardín baratos

Cómo conseguir muebles de jardín baratos

¿Quieres muebles de jardín baratos? Llega el buen tiempo y el calor, y, cómo no, las ganas de decorar los jardines para que tengan un cierto encanto. En los últimos años, los muebles de exterior han evolucionado en diseño y comodidad de la mano del resto de muebles de la casa, sin renunciar a unos precios interesantes.

Sin embargo, todavía existen algunas ideas que puedes emplear para que tu jardín tenga un encanto singular sin que ello signifique un gran desembolso de dinero. Por eso, os explicamos algunas de ellas para que podáis ponerlas en marcha desde ya de cara al próximo verano, y que así vuestro jardín se convierta en la envidia de vuestros vecinos.

 

Lee también: Cómo decorar tu casa por poco dinero

 

Trucos para saber cómo conseguir muebles de jardín baratos

Reutilizar objetos que ya no utilizamos

Muchos de los jardines que vemos en hoteles o restaurantes se han amueblado utilizando algunos elementos que ya no se utilizan y se acumulan en otros lugares de la casa, pero que tienen un gran potencial para amueblar el jardín. Por ejemplo, un bolso que se convierte en maceta, un mueble entero que se usa como jardinero o una bicicleta que se convierte en todo un elemento de decoración son solo algunos ejemplos.

Lo que importa es que sean objetos con colores llamativos y que llamen la atención a simple vista. De esta manera, serán más chillones y resaltarán entre las tonalidades de las plantas y flores que cultives en su interior. Porque un jardín con encanto tiene que tener, sí o sí, color, y cuanto más, mejor.

 

Los árboles y los arbustos, elementos clave

Durante el verano, pasamos más tiempo fuera de casa que dentro. Sin embargo, las altas temperaturas están presentes durante buena parte del día, así que es necesario contar con varias zonas de sombra para disfrutar el jardín el mayor tiempo posible. Por eso, en muchas ocasiones se utilizan sombrillas, toldos o carpas para que la sombra esté presente en buena parte del jardín, al menos en aquellos lugares que se vayan a utilizar.

Pero es mejor plantar el mayor número posible de árboles y arbustos que, además de dar sombra, refrescan la temperatura porque tenemos que regarlos. De hecho, son más duraderos que los anteriores, ya que muchos duran toda la vida del jardín. A largo plazo, son la mejor opción para dar un toque decorativo muy interesante al jardín y, de paso, ahorrar.

 

El DIY como forma de vida

El DIY (Do It Yourself) está de moda. Gracias a plataformas como Youtube, redes sociales como Pinterest o Instagram o algunas páginas web en Internet, podemos aprender a construir cualquier cosa por nuestra cuenta con las herramientas adecuadas, muchas veces reutilizando materiales que ya no utilizábamos. Para los manitas, especialmente aquellos amantes de la jardinería, es una forma de divertirse y ahorrar.

Por ejemplo, puedes pintar los bloques de cemento sobrantes, combinar algunos elementos de la casa para construir elementos de iluminación, utilizar tiestos antiguos para simular un camino de flores… la creatividad depende de nosotros mismos, y prácticamente cualquier proyecto es posible. El jardín estará listo a nuestro gusto, con nuestro toque personal y de una manera que llame la atención a todos los visitantes.

 

Una iluminación adecuada

Los jardines y los patios de las viviendas son un escenario perfecto para aprovechar durante buena parte del día pero ¿qué ocurre cuando cae la noche? Si no dispones de una iluminación apropiada, sacrificarás buena parte de la funcionalidad de este espacio, especialmente los días de más calor, en los que los atardeceres son el mejor momento para disfrutar de estos agradables espacios.

Por eso, para decorar el jardín, hay que acompañar todo el mobiliario con un proyecto lumínico adecuado. Pero tampoco es necesario volverse loco. Unas pocas lámparas de exterior coquetas y bien distribuidas le darán a tu área exterior un aspecto más que agradable.

 

Lee también: 7 consejos para tener una vida minimalista

 

Busca en los comparadores y tiendas en liquidación

Como ocurre con cualquier otro bien o servicio, los muebles de jardín también se venden en ocasiones con descuentos respecto a su precio original. En Internet, es fácil encontrar muebles con precios bajos a través de los comparadores, y algunas tiendas de muebles también pueden ofrecer precios bajos, especialmente aquellas que se encuentren en liquidación.

De hecho, si lo que buscamos es obtener el mayor ahorro, conviene no comprar por comprar. A diferencia de lo que ocurre en el hogar, no hace falta rellenar todo el espacio de muebles, sino únicamente aquellas partes que realmente queremos amueblar. También es importante que haya cierto espacio para disfrutar del aire libre.

 

El material sí importa

Los muebles de exterior están hechos de unos materiales diferentes a los muebles interiores. Del material con el que estén fabricados los muebles dependerá su resistencia, durabilidad y apariencia. Pero también su precio. En los muebles de calidad se distinguen los buenos acabados y esto dará un aspecto más elegante a nuestro jardín o terraza, a la vez que suelen durar más que la media, rentabilizando el dinero invertido en ellos.

Por eso, elegir muebles de buena calidad es, a la larga, una buena inversión que se amortizará mejor. En algunos casos, tampoco son tan caros. Por ejemplo, el aluminio se suele utilizar en terrazas de bares dada su resistencia, su ligereza y bajo coste, al ser un material que no se oxida. O el ratán, que en la actualidad es uno de los materiales de moda para exteriores, que es ligero y resistente y, además, exige un mantenimiento mínimo.

Lo que importa es que sean materiales que resistan lo máximo posible y que se ajusten al clima de nuestra zona. Por ejemplo, si elegimos madera, puede que se desgaste antes si nuestra casa está en un lugar donde llueve mucho.

En definitiva, amueblar el jardín con muebles baratos es posible. En muchos casos, es importante aplicar un cierto nivel de creatividad a la decoración, utilizar los materiales que mejor se ajusten a nuestras necesidades e intereses y, por supuesto, buscar y comparar entre los muebles más baratos del mercado.