Ahorrar en vacaciones de verano

Cómo ahorrar en las vacaciones este verano

Después de un año de duro trabajo, estrés y agobios, las vacaciones se convierten en una obligación además de una necesidad. Disfrutar junto a nuestros seres queridos de unos días de descanso y relajación, se nos antoja imprescindible para cargar las pilas y volver al trabajo con ganas y energías.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Dado que el verano ya está a la vuelta de la esquina, vamos a repasar siete consejos para ahorrar en nuestras vacaciones:

Sé flexible con las fechas. Lógicamente, es más caro viajar cuando todo el mundo viaja, es decir, en julio y agosto. Por ello, si podemos ser flexibles con las fechas y optar por disfrutar de nuestras vacaciones en junio o septiembre, nuestro bolsillo nos lo agradecerá muy considerablemente, aunque nos tememos que esto no siempre es posible.

Sé flexible con el destino. No debemos obsesionarnos con un destino concreto y emplear todas nuestras energías en buscar una buena oferta en él. Lo recomendable es jugar con varias alternativas, ser flexible y seleccionar la que mejor oferta nos ofrezca.

Busca y rebusca ofertas en internet. Internet nos ofrece la posibilidad de comparar cientos de webs y ofertas, ¿por qué no aprovecharnos de ello? Webs como Kayak, VuelosBaratos, TripAdvisor, Hoteles.com o Booking nos pueden ayudar a planificar nuestras vacaciones a precios muy competitivos.

Plantéate alternativas al alojamiento en hotel. Cierto es que a todos nos gusta disfrutar de un buen hotel, pero si vamos pensando en reducir gastos lo máximo posible, quizás deberíamos plantearnos usar alojamientos tipo camping o hostales. Si lo único que buscamos es pasar la noche, siempre son la alternativa más económica.

No te olvides de la economía colaborativa. Desde compartir casa hasta compartir vehículo, todo es posible gracias a la economía colaborativa. Webs como Airbnb, HomeAway, Amovens, BlaBlaCar o Trip4real, entre una larga lista, pueden ayudarnos a ahorrarnos una importante suma de dinero en nuestras vacaciones.

Quítate esa cara de turista. No basta con evitar los sitios de turistas, también hay que intentar no parecer uno. En Roma, por ejemplo, una botella de agua puede costarnos desde 1 euro hasta 6 euros según donde la compremos en un radio de no más de 200 metros. Imagina lo que podrías ahorrar con la comida.

Aprovéchate de las actividades gratuitas. En ocasiones no damos valor a lo gratuito. Creemos que algo caro es mejor y no tiene por qué ser así. Además, gracias a internet es fácil enterarnos de la oferta existente. A parte de museos, exposiciones o conciertos, es posible disfrutar de un montón de actividades gratuitas que darán valor añadido a nuestras vacaciones.

En definitiva, ahorrar en nuestras vacaciones es posible si usamos la cabeza antes que la cartera, y no por ello estas serán menos divertidas o interesantes. Si planificamos con tiempo y con un poco de esfuerzo, nuestra cuenta corriente nos lo agradecerá durante el resto del año.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!