vida minimalista

7 consejos para lograr una vida minimalista

Seguro que cuando lo ves en fotografías por internet te corroe la envida: interiores de viviendas con mucho espacio, perfectamente ordenadas, con poco mobiliario y una decoración cuidada al detalle. Se llama minimalismo y es la filosofía de vida de cada vez más personas. ¿Te gustaría ser una de ellas? Si quieres dar tus primeros pasos hacia una vida minimalista, empieza por aplicar estos siete consejos.

¿Te unes a la vida minimalista?

1º.  Toma conciencia de tu situación.

El primer paso para lograr una vida minimalista es tomar conciencia de tu situación actual. Date un paseo por casa y mira todo lo que tienes: dentro de los muebles del salón, colgado en las paredes, en la cocina, en la despensa… Presta especial atención a tu armario. Atrévete a sacar toda la ropa fuera y luego vuelve a meterla. En el caso de que tengas trastero, enciérrate en él una tarde y haz un inventario de lo que guardas dentro.

2º. Hazte la siguiente pregunta: ¿realmente necesito esto?

Tanto cuando vayas a comprar algo nuevo como cuando encuentres en casa algo que no recordabas que tenías, pregúntate si realmente lo necesitas. Si no va a mejorar tu calidad de vida ni te va a hacer más feliz, quizás solo sea un chisme que no debes comprar o al que deberías dar salida.

3º. No te encariñes con las cosas.

Cuando algo lleva mucho tiempo con nosotros es normal que le cojamos cariño: el jersey que nos regaló la abuela, los primeros juguetes de nuestro hijo, el recuerdo de aquel viaje a Nueva York, etc. Tienes que desprenderte de esa emoción. Lo que tienes delante es solo una cosa y a lo que verdaderamente le tienes cariño es al recuerdo, no a la cosa en sí.

4º. No escondas lo que no quieras ver.

Cuando no se necesita algo y no se quiere tener a la vista lo normal es guardarlo en los altillos del armario, en cajoneras, en los muebles del salón o del pasillo, bajo la cama, etc. Estas cosas que se acumulan a veces no llegan a usarse jamás. De hecho, solemos olvidarnos de su existencia. Deberías minimizar estos espacios de acumulación y dejar de esconder lo que no quieres ver. ¿No sería mejor venderlo?

5º. Ordena tu casa.

Uno de los pilares de la vida minimalista pasa por tener la casa ordenada. Evita que el caos se apodere de tu hogar y tenlo siempre en perfecto orden. Cuando cojas algo y termines de usarlo, devuélvelo a su sitio en ese mismo momento y no lo dejes tirado en cualquier parte. Cuantas menos cosas tengas, más fácil será que todo esté ordenado. Incluso a la hora de decorar tu casa, cuantos menos muebles, cuadros y objetos pongas, mejor.

6º. Usa menos aparatos tecnológicos.

Seguro que tienes en casa un ordenador y un móvil. Hasta aquí, todo normal. Algunos tienen también un tablet. El problema surge cuando acumulas varios ordenadores (nuevos y antiguos), dos tablets, diez móviles que no usas (incluido el Nokia 3210 de tu juventud), algún mp3, el discman que te regaló tu pareja, cables, cargadores, memorias externas, discos duros y un largo etcétera. La tecnología avanza rápido y las cosas se quedan obsoletas pronto. Si dejas de usar un gadget, no lo guardes, despréndete de él.

7º. Haz una limpieza anual.

Marca una fecha en el calendario y programa una limpieza general todos los años. Pero nada de hacerla poco a poco porque solo conseguirás alargarla en el tiempo y no acabarla nunca. Lo mejor es bloquear un fin de semana (o una semana entera si hace falta) y dejarlo todo hecho en esos días. Aprovecha para tirar a la basura cualquier cosa que no hayas utilizado durante esos doce meses.

El minimalismo es una forma de ver la vida, una cultura y una forma de sentir. Al ponerlo en práctica te alejarás del mundo consumista que te rodea, ahorrarás más dinero y te sentirás más feliz. ¿Qué esperas para empezar a practicarlo?