Cómo gestionar las finanzas personales después del coronavirus

Cómo adaptar tus finanzas personales a un mundo post coronavirus

La nueva normalidad que dejará tras de sí el coronavirus afectará a todos nuestros ámbitos de vida y nuestras finanzas personales no van a ser una excepción. Si algo nos ha demostrado este virus es que ningún empleo está garantizado de por vida. Por muy estable que creas que es el tuyo, un cisne negro en forma de pandemia puede dejarte sin ingresos de la noche a la mañana.

En este artículo vamos a darte tres consejos para adaptar tus finanzas personales a un mundo post coronavirus. Si los pones en práctica, crearás unos buenos cimientos financieros con los que resistir a cualquier crisis.

 

Lee también: Qué es el ingreso mínimo vital y cómo solicitarlo

 

Consejos para tus finanzas personales tras la crisis del Covid19

  1. Diversifica tus fuentes de ingresos.

Aerolíneas, hoteles, restaurantes, centros comerciales, talleres, tiendas de ropa, academias…. El COVID-19 ha afectado a sectores y empresas de todo tipo, enviando al desempleo a millones de personas en todo el mundo. Por eso, la primera medida de nuestro plan de choque económico debe ser diversificar nuestras fuentes de ingresos.

La diversificación es un seguro frente al riesgo. Si contamos con varias fuentes descorrelacionadas de ingresos, la probabilidad de que suceda algo en el mundo que afecte a todas por igual será muy reducida.

Veámoslo con un ejemplo:

Juan no quiere asumir riesgos y se ha buscado un buen trabajo como administrativo en una conocida empresa nacional. Tiene un contrato indefinido y gana 1.400 euros al mes.

Sonia, mientras tanto, no tiene ningún trabajo estable, lo que le ha obligado a buscarse varios empleos temporales: gana 600 euros al mes por un trabajo a media jornada en una academia, 400 euros al mes trabajando por su cuenta como community manager y 300 euros al mes procedentes de un negocio online propio. En total, 1.300 euros.

Juan gana más que Sonia pero lo ha apostado todo a una sola carta. Si su empresa cierra, se quedará parado e ingresando cero euros mensuales. Sonia, sin embargo, ha diversificado sus trabajos y aunque goza de menor estabilidad, sus ingresos son más resistentes ante una crisis, ya que es improbable que sus tres empleos se vean afectados a la vez.

 

Lee también: Qué es un ERTE y cómo se cobra la prestación del SEPE

 

  1. Vive por debajo de tus posibilidades.

Como te explicábamos en este otro artículo de nuestro blog, si tienes problemas económicos para llegar a final de mes, no sabes en qué gastas tu dinero, no tienes capacidad para hacer frente a un gasto imprevisto, te endeudas para comprar bienes de consumo, sueles dejar la cuenta corriente en números rojos o tienes demasiados gastos prescindibles, eso solo puede significar una cosa: estás viviendo por encima de tus posibilidades.

Si algo nos ha demostrado el confinamiento es que es posible vivir gastando muy poco dinero. Encerrados en casa y sin posibilidad de salir, nuestros gastos se redujeron de forma drástica mientras duró el estado de alarma. El dinero gastado en el gimnasio, en cenar fuera, en tomar café en el bar, echar combustible o comprar ropa fue inexistente.

¿Significa esto que antes de la pandemia vivíamos por encima de nuestras posibilidades? Es muy probable que sí. Por eso, si queremos adaptar nuestras finanzas a un mundo post coronavirus debemos reducir nuestros gastos considerablemente y aumentar nuestra tasa de ahorro.

Estos son algunos consejos de cosas que puedes hacer para gastar menos:

  • Reducir sus seguros y facturas.
  • Gastar menos en ropa.
  • No usar la tarjeta de crédito.
  • Comparar precios.
  • Comprar en rebajas.
  • Usar eficientemente la electricidad.
  • Cancelar tus suscripciones.
  • Usar menos el coche y más el transporte público.
  • No pagar comisiones bancarias.
  • No financiar tus compras.

Si necesitas más consejos, aquí tienes 18 trucos de ahorro que podrían cambiarte la vida.

 

  1. Automatiza el ahorro.

 Si diversificas tus fuentes de ingresos (consejo 1) y aprendes a vivir por debajo de tus posibilidades (consejo 2), tu capacidad de ahorro mejorará notablemente. Por eso, el tercer consejo que te damos es que automatices tu ahorro mensual. Hacer esto te permitirá acumular una buena suma de dinero en tu cuenta corriente.

La mayoría de la gente ahorra lo que le sobra a final de mes: gasta primero y ahorra después. Lo que nosotros te proponemos es que lo hagas al revés: ahorra primero y gasta después. En algunos sitios lo llaman preahorro. Si actúas de esta forma no ahorrarás lo que te sobre, sino todo lo contrario: sólo gastarás el dinero que te sobre después de ahorrar.

Poner en práctica esta forma de ahorrar es muy fácil. Sólo tienes que seguir estos pasos:

  1. Decide la cantidad de dinero que quieres ahorrar cada mes. Por ejemplo, 400 euros.
  2. Pídele a tu banco que te cree una cuenta de ahorros. Esta cuenta no debe tener tarjetas de débito ni de crédito (así evitas tentaciones) y la usarás exclusivamente para guardar tus ahorros.
  3. Ordena una transferencia periódica desde tu cuenta de gastos hasta tu cuenta de ahorros el día siguiente a cobrar tu nómina. Si la cobras el día 1, la transferencia debe hacerse de forma automática el día 2.
  4. Gasta (con cabeza) el dinero que te sobra después de ahorrar y bajo ningún concepto rescates el dinero de tu cuenta de ahorros.

Es tan sencillo como esto. Si sigues estos cuatro pasos conseguirás automatizar tu ahorro y preparar tu economía doméstica ante una eventual crisis que pueda poner patas arriba todos tus planes financieros.

 

Bonustrack:

Si sigues estos tres consejos conseguirás tener unas finanzas personales a prueba de crisis y de coronavirus, pero puedes fortalecerlas aún más si pones en práctica estos 7 métodos de ahorro:

¿Te atreves a aplicarlos todos?