esclavo del dinero

9 tips para saber si eres un esclavo del dinero

¿Vives para trabajar o trabajas para vivir? Aunque suena a cliché, es una pregunta que debería hacerse todo el mundo. Si tu vida se basa en trabajar para generar los ingresos necesarios con los que cubrir tus gastos, quizás eres un esclavo del dinero y no te has dado cuenta. Pero esta no es la única señal, hay más.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Señales de que eres un esclavo del dinero

  1. Te cuesta horrores llegar a final de mes.

La primera señal es que no llegas a final de mes. Según entras en el día veinteypico, tus finanzas tiemblan y tienes que hacer malabarismos para cuadrar los números.

  1. Usas la tarjeta de crédito más de lo que deberías.

Tus problemas para llegar a final de mes te obligan a tirar de tarjeta de crédito más de lo que te gustaría. Quizás tengas varias y tu forma de pago sea el modo revolving, optando en ocasiones por pagar el mínimo mensual que te permite la tarjeta.

  1. Tienes demasiadas deudas.

Entre los esclavos del dinero, no fallan como deudas la hipoteca y algún que otro préstamo personal, tal vez para renovar el coche, hacer frente a un imprevisto o, en el peor de los casos, pagar algún viaje. Estas deudas te angustian porque devoran más de una tercera parte de tus ingresos mensuales.

  1. Financias tus caprichos.

Si para comprarte el último modelo de teléfono, renovar la tele o cambiar los muebles de casa, catálogo de Ikea en mano, necesitas financiar los pagos porque con lo que tienes en el banco no te llega, entonces estás gestionando de forma errática tu economía doméstica.

  1. No sabes en qué gastas tu dinero.

Cada mes echas la vista atrás y piensas: ¿cómo he podido gastarme tanto dinero? ¿Es posible? ¡Pero si no me he comprado nada! Un rasgo típico de la mala gestión financiera es este: no tener ni la más remota idea de cuáles son tus salidas de dinero.

  1. Tienes muchas cosas que no necesitas para nada.

A pesar de todos tus problemas económicos, si miras a tu alrededor podrás comprobar que no te falta casi de nada: un buen coche aparcado en la puerta, una tele de gran tamaño en la pared del salón, un montón de ropa de marca que no utilizas colgada en tu armario…¿Tendrá esto algo que ver con tu situación financiera?

  1. Solo tienes una fuente de ingresos.

Los gastos no son tu único problema, también lo son tus ingresos. Las personas esclavas del dinero, lo son además de su trabajo por cuenta ajena, el cual representa su única fuente de ingresos. Si lo perdiesen, vivirían a solo una nómina de la bancarrota.

  1. Envidias a los que viven (aparentemente) mejor que tú.

Si miras con envidia el coche nuevo de tu vecino y te preguntas por qué él puede pagarlo y tú no, tienes un problema social relacionado con el dinero. Creer que mereces más que los que te rodean o sentir envidia por su situación económica denota falta de madurez financiera.

  1. No cuidas tu salud ni tu formación.

A pesar de que tú eres tu principal activo, no te cuidas. Tus problemas económicos devoran tu energía y esto te lleva a descuidar tu salud (no practicas nada de deporte) y tu formación (no abres un libro ni por equivocación).

¿Te sientes identificado? Eres un esclavo del dinero

Si cumples varias de estas características, lo más probable es que seas un esclavo del dinero. La consecuencia es que vives sin libertad, con miedo y que estás demasiado cerca de la ruina. Pero aunque esto suena grave, y realmente lo es, no es el fin del mundo.

Mucha gente sufre problemas económicos en algún momento de su vida. Por suerte, pueden solucionarse cambiando los hábitos de consumo y elaborando un plan que te acerque a la libertad financiera. ¿Será fácil? Por supuesto que no, pero los beneficios son enormes.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!