emprendedor novato

Kit de supervivencia para emprendedor novato

Lo tienes decidido: quieres emprender. El tiempo de trabajar para otros se ha acabado. Quieres convertirte en dueño y señor de tu propio tiempo, decidir a quién se lo dedicas y ser tú quién tome las decisiones. Aunque has tomado la decisión adecuada, no cometas el error de lanzarte al vacío sin paracaídas. Aquí van algunos consejos por si eres emprendedor novato.

¡Atención emprendedor novato!

1º. Crea un fondo de emergencias.

No es la primera vez que lo decimos. Si quieres emprender con garantías debes hacerlo con un fondo de emergencias que te proteja. No vale tirarlo todo por la borda y soñar con ser el nuevo Steve Jobs. Ahorra todo el dinero que puedas antes de emprender. Nunca menos del equivalente a seis meses de tus gastos. Esos ahorros serán tu respaldo frente a las vacas flacas, que las habrá, y evitarán que las prisas por monetizar te jueguen una mala pasada.

2º. No te endeudes a lo loco.

Si necesitas 30.000 euros para empezar tu negocio y no tienes ese dinero, quizás deberías desechar la idea y plantearte otro proyecto más barato. Un error muy frecuente de los emprendedores novatos es endeudarse en exceso (o apalancarse, que suena mejor). No olvides que el autónomo responde de sus deudas con todo su patrimonio, presente y futuro. Si el negocio se va al traste, el autónomo endeudado se va tras él.

3º. Busca a un buen asesor.

Ponte en manos de profesionales. Si no eres un experto en contabilidad, si jamás has liquidado un IVA trimestral o si no sabes como aplicar una retención de IRPF, olvídate de tutoriales, del YouTube y del Do it yourself. Busca la ayuda de alguien que controle esos temas y delega en él estas tareas.

4º. Rodéate de las personas adecuadas.

Dicen que somos la media de las cinco personas con las que más tiempo pasamos. Cierto o no, las personas que nos rodean tienen una gran influencia sobre nosotros. Por esta razón, en tu aventura emprendedora debes rodearte de personas que tengan las mismas motivaciones que tú. Llámalos emprendedores, llámalos locos.

5º. Crea rutinas.

Se acabó el horario de 9 a 18. Como emprendedor dejarás de tener un horario de oficina convencional. Eres libre de decidir cómo gestionar tu tiempo. Pero mucho cuidado, porque esto que parece una ventaja puede hacer que te vuelvas loco de remate. Si eres muy disciplinado no tendrás problemas, pero a poco que te relajes y que el concepto de libertad te afecte más de la cuenta corres el riesgo de dar palos de ciego a cualquier hora del día, de procrastinar y de dejarlo todo a medias.

También es muy recomendable que tengas un lugar especial y fijo para trabajar. Puede ser en tu propia casa, pero has de lograr que sea un sitio sin distracciones.

6º.  Desconecta.

El trabajo soñado por muchos emprendedores pasa por trabajar pocas horas al día. Negocios pasivos, lo llaman algunos. Pero la realidad siempre es otra y las jornadas del emprendedor novato pueden extenderse indefinidamente de sol a sol, incluso los fines de semana. Debes evitar esto a toda costa y aprender a desconectar. Si trabajas, trabajas; pero si estás con la familia, de paseo o de vacaciones, tienes que saber desconectar del trabajo.