procrastinar

10 consejos para dejar de procrastinar

Procrastinar consiste en dejar el trabajo o las tareas que uno debe realizar para última hora. Es postergar la acción hasta que no hay más remedio que hacerla con prisas, a sabiendas de las consecuencias negativas que puede traer esto para la salud, el propio trabajo o las relaciones personales.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Por desgracia, en ocasiones, tanto en el trabajo con en situaciones de la vida cotidiana procrastinamos acciones por diversas causas: no nos gusta la tarea, no tenemos tiempo, etc. Por eso, en el artículo de hoy vamos a analizar las claves para que dejes de procrastinar.

Algunos consejos que te ayudarán a no procrastinar

  • Anotar las tareas. Con una lista de tareas, el trabajo se organiza mejor. Un buen consejo para evitar dejar el trabajo para última hora es anotarlo todo. Lo que no esté dentro de la lista de tareas no existe como posibilidad. De esta manera es más fácil centrarse solo en el trabajo.
  • Fechas límite. Al marcar una fecha o una hora límite para tener un trabajo terminado, en realidad, se está buscando alcanzar un objetivo. Esto puede ser un aliciente para conseguir el éxito y la satisfacción del trabajo bien hecho al cumplir un objetivo.
  • Exigirse lo que podemos cumplir. Que un usuario sea capaz de terminar un trabajo en una hora, mientras que otro necesita tres, puede acabar frustrando al segundo. Para evitar este sentimiento negativo es conveniente que cada uno se conozca a sí mismo, sus maneras de trabajar y sus límites.
  • Conocerse a uno mismo. Este es el mejor mecanismo para evitar dejarlo todo para el último momento. Si nos conocemos, podremos obligarnos a hacer las tareas con tiempo suficiente.
  • Sopesar las consecuencias de arriesgarnos a dejar una tarea para el último momento. Muchas personas consiguen encontrar motivación al pensar lo perjudicial que será no realizar sus tareas a tiempo.
  • Tener memoria. Es decir, acordarnos de otros momentos en los que hemos dejado las tareas para el último momento y esto nos ha perjudicado. Ser capaz de aprender de nuestros errores es muy importante para corregir esta actitud.
  • Pensar en positivo. Aunque parezca complicado, no lo es. Si el pensamiento es positivo, la motivación es mayor y será posible trabajar más rápidamente. Tener una frase motivacional en un papel que siempre sea visible y se tome como lema de vida puede ser de gran ayuda para fomentar los pensamientos positivos.
  • Los trabajos si son de uno en uno, mejor. Nadie puede estar trabajando en dos temas a la vez. Si se tratan dos temas conjuntamente, hay alguno al que se le está dedicando menos atención. Por ello, es aconsejable realizar las tareas de la lista de una en una.
  • Delegar. Atreverse a delegar es complicado porque nadie ve al compañero tan preparado como a uno mismo. Pero existe la posibilidad de delegar el trabajo en un compañero se fomentará el trabajo en equipo y se mejorará la autoestima del compañero.
  • No rendirnos. Cambiar un hábito o actitud no es tarea fácil. Así, si no lo conseguimos desde el primer momento, no debemos desesperarnos. En la perseverancia está la clave del éxito.

¿Has procrastinado alguna vez y te ha generado problemas? Cuéntanos tu experiencia.

 

¿Buscas un préstamo sin papeleos?  En Vivus te ofrecemos un crédito de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!