Cómo ahorrar si eres autónomo

Cómo ahorrar si eres autónomo: economía de trinchera para mantener tu negocio a flote

¿Tú también te has preguntado cómo ahorrar si eres autónomo? La crisis sanitaria provocada por el coronavirus se ha llevado por delante un montón de empresas a lo largo y ancho del país. También es la responsable de que miles de autónomos estén con el agua hasta el cuello y no sepan si podrán mantener su negocio a flote mientras dura la tormenta.

 

No nos podemos engañar: la situación es francamente terrible. Por eso en este artículo te vamos a explicar cómo poner en marcha una economía de trinchera para trabajadores autónomos que les permita ahorrar y sobrevivir durante esta horrible crisis.

 

Lee también: Renta 2019 | ¿Afecta el coronavirus a la declaración de la renta?

Cuatro consejos para ahorrar si eres autónomo

 

  1. Haz un balance de ingresos y gastos.

Antes de ponerte en marcha y empezar a aplicar fórmulas de ahorro debes hacer un balance sobre cuáles son tus gastos y cuáles tus ingresos. Dedica un día completo a esta tarea y no la hagas con prisas. Busca un lugar tranquilo, coge boli y papel y empieza a anotar cifras.

Puedes comenzar por los ingresos y tratar de dar respuesta a preguntas como estas: ¿Cuántos clientes tienes actualmente? ¿Qué beneficio te genera cada uno? ¿Cuál estimas que será tu facturación a partir de ahora? ¿Podrías hacer una proyección de ingresos a 6 meses vista? ¿Y a un año?

En lo que respecta a los gastos: ¿Serías capaz de anotarlos uno a uno en un papel? ¿Cuáles de esos gastos son fijos e irrenunciables? ¿Cuáles te parecen prescindibles? ¿Tienes gastos hormiga? ¿Sabes lo que pagas en impuestos?

Las respuestas a estas preguntas te permitirán marcar la hoja de ruta de tu economía de trinchera. Necesitas ser plenamente consciente de lo que ingresas y de lo que gastas para poder tomar el control de tu situación financiera y mantener a flote tu negocio.

 

  1. Consulta cuáles son las ayudas para autónomos por la crisis del coronavirus.

 Como seguramente ya sabes, el Gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas económicas dirigidas a los trabajadores autónomos que se han visto afectados por el coronavirus. Deberías echarle un vistazo a estas ayudas y consultar el tema con tu asesor. Quizás alguna de ellas podría ser interesante para ti.

La más importante de todas es la que tiene que ver con la flexibilización del cese de actividad (el famoso paro de los autónomos), aunque no es la única. También se ha aprobado una línea de avales gestionados por el ICO para los autónomos y pymes con problemas de liquidez y es posible aplazar las deudas tributarias.

Además, las distintas comunidades autónomas han puesto en marcha su plan de choque particular con el que echar un cable a sus autónomos.

Si necesitas ampliar la información, en nuestro blog te explicamos cuáles son todas las ayudas para autónomos por la crisis del coronavirus.

 

  1. Renuncia a la oficina.

La oficina (tanto en alquiler como en propiedad) suele ser el gasto fijo más importante de cualquier autónomo y, por tanto, la siguiente parada en nuestro plan de frugalidad empresarial. La pregunta principal que debes hacerte es: ¿puedo trabajar desde casa y sin oficina?

Si algo nos ha demostrado el coronavirus es que muchas personas pueden desarrollar su trabajo desde casa sin demasiados problemas. El teletrabajo, con sus pros y sus contras, puede ayudar a un autónomo a reducir sus gastos de forma espectacular. No solo la cuota del alquiler, sino también todos los gastos que conlleva un inmueble (electricidad, internet, teléfono…) así como los gastos derivados de estar fuera de casa.

¿Y si en alguna ocasión necesitas reunirte con un cliente o con alguien importante para tu negocio? Sin problema. ¿Por qué no lo haces en algún sitio público, como un bar, un restaurante o incluso el hall de un hotel? No temas parecer informal o poco profesional, los tiempos y las formas de hacer negocios han cambiado.

Entendemos que a veces es imposible al cien por cien renunciar a la oficina. Quizás en estos casos un coworking pueda ser la opción ideal para trabajar. Se trata de espacios de trabajo compartidos por varios trabajadores con el objetivo de reducir gastos (electricidad, telefonía, mobiliario…).

 

  1. Ahorra todo lo que puedas.

Sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo. Por ello, a continuación te sugerimos una serie de partidas en las que tal vez podrías meter la tijera y ahorrar un poco cada mes:

  • Ahorro fiscal. Comienza por tener claro cuáles son los gastos que te puedes deducir en tu declaración de IRPF. No te dejes ninguno atrás, pero tampoco te equivoques e incluyas uno que no lo es. La Agencia Tributaria es bastante estricta con su definición de gasto deducible.
  • El gasto de asesoría es uno de los más importantes de cualquier autónomo, así que no trates de reducirlo a la ligera. Un buen asesor que se encargue de los aspectos fiscales, laborales y contables de tu negocio te puede ayudar a ahorrar mucho dinero y, sobre todo, te evitará quebraderos de cabeza.
  • No pagues de más en tu factura de la luz. El primer paso es optimizar la potencia contratada para ajustarla a tus necesidades. Si esta es muy elevada, al reducirla notarás el ahorro casi desde el día siguiente. En este artículo te ofrecemos algunos consejos para ahorrar en electricidad.
  • Telefonía e internet. ¿Necesitas una línea de teléfono fijo en tu oficina o podrías sobrevivir sólo con tu teléfono móvil? ¿Y qué me dices de los 300 mb de fibra óptica que tienes contratados? ¿Realmente son necesarios para visitar webs y hacer presupuestos?
  • Gastos hormiga. El café de camino al trabajo, la botella de agua de la máquina expendedora, esas mini compra impulsivas fruto del estrés, los snacks, las comisiones que pagas por distintos servicios… Estos pequeños gastos parecen insignificantes pero son un verdadero peligro. Acaba con ellos.
  • Software gratuito. Si utilizas algún programa informático que sea de pago, trata de encontrar una alternativa gratuita. Hoy en día existen apps gratuitas para gestionar clientes, hacer facturas, llevar la contabilidad, crear documentos…
  • Un ingreso por aquí, una factura por allá… Los trámites bancarios forman parte del día a día del autónomo. Nuestro consejo es que trabajes con un banco online que no te cobre comisiones. Ninguna. La oferta es cada vez mayor y de mejor calidad.

 

Recuerda que la suma de pequeñas cantidades da lugar a una cifra mayor. Si ahorras un poco por aquí, otro poco por allá, reduces determinadas facturas o eliminas algún gasto fijo, estarás dándole una segunda oportunidad a tu negocio. La situación es excepcional y exige medidas excepcionales. Mucha suerte.