mala racha económica

Cómo sobrevivir a una mala racha económica

A veces, las cosas no van tan bien como quisiéramos. Las malas rachas económicas son habituales en cualquier familia. Situaciones como quedarse en paro, una mala inversión o sufrir una avería importante del coche pueden poner patas arriba una economía doméstica. Si no se aportan soluciones a este problema, las consecuencias pueden ser dramáticas y la mala racha económica puede durar más de lo esperado.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Por suerte, se puede sobrevivir a estas malas rachas. Para conseguirlo hay que anular las emociones, asentar la cabeza y aplicar técnicas económicas encaminadas a reducir drásticamente los gastos del hogar. Estos son los pasos fundamentales que debes seguir para conseguir superar una mala racha económica.

Salir de una mala racha económica es posible si sabes cómo hacerlo

1º. Mente fría.

Deja a un lado los miedos y mantén tu cabeza fría. Una mala racha económica no va terminar con tu vida arruinada y con tu familia viviendo debajo de un puente. No pienses en lo peor que podría pasar. Deja los dramas para las películas y activa tu ingenio. Ha llegado la hora de salir de la zona de confort y comenzar a hacer cosas nuevas.

2º. Calcula tu independencia financiera.

El siguiente paso es calcular cuál es tu independencia financiera. Explicado de una forma sencilla, la independencia financiera es el número de meses que podrías sobrevivir con los ahorros que tienes, con cero ingresos. Para calcularla solo tiene que dividir lo que tienes ahorrado entre tus gastos mensuales.

Nada mejor que un ejemplo para entenderlo. Si tienes unos ahorros de 6.000 euros y de media cada mes gastas 1.000 euros, tu independencia financiera es de 6 meses (6.000 / 1.000 = 6 meses). Lo ideal es que este plazo sea cuánto más elevado mejor. Y a ser posible, superior a un año, aunque esto es algo sobre lo que ya no podemos influir.

3º. Haz un presupuesto de guerra.

Ha llegado la hora de meter la tijera sin ningún tipo de contemplaciones. Tienes que elaborar un presupuesto de guerra, es decir, un presupuesto que te permita subsistir durante el mayor tiempo posible, reduciendo los gastos a su mínima expresión.

Por ejemplo, hay que poner fin a las salidas de ocio del fin de semana (o sustituirlas por salidas de ocio gratuito), anular las suscripciones más superfluas y prescindibles (el gimnasio, Netflix…), cancelar el paquete de fibra+móvil+televisión y sustituirlo por otro más económico, etc…

No te lo tomes como un castigo. Ante una situación excepcional (tu mala racha económica) hay que tomar medidas excepcionales (que solo son temporales). Cuánto más contentas tus gastos, antes acabarás con esta situación tan desagradable.

4º. Busca ingresos extraordinarios y urgentes.

Activa tu ingenio y haz que se encienda la bombilla que hay en tu cerebro. Piénsalo fríamente, ¿qué sabes hacer mejor que nadie? Tal vez se te dan muy bien los idiomas y podrías ganar algo de dinero dando clases particulares por internet. O tal vez lo tuyo es el diseño web y podrías ofrecerte para crearle una página web a algún autónomo que está empezando su negocio.

No te bloquees y piensa un poco porque siempre hay fórmulas para ganar un dinero extra. ¿Cuidar niños? ¿Sacar a pasear a los perros del barrio? ¿Hacer la compra de los vecinos? Si con actividades de este tipo consigues generar 150 euros extras al mes, eso que te llevas. Es en los momentos de necesidad cuando más se agudiza el ingenio.

Y lo más importante de todo, ten claro que la mala racha económica pasará. Pero mientras dure, evita acudir a un banco a pedir dinero prestado, a no ser que sea estrictamente necesario. Si solo es una urgencia puntual, en Vivus podemos echarte un cable con nuestros préstamos rápidos y gratuitos. Échales un ojo y consúltanos cualquier duda que tengas.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!