plan de pensiones

Motivos por los que un plan de pensiones es una mala idea

Muchas personas ven el plan de pensiones como el producto de inversión perfecto que les ayudará a llegar a la jubilación con una buena suma de dinero ahorrado. Además, ven en estos una fórmula ideal para pagar un poco menos a Hacienda cada año en la declaración de la renta. Se equivocan.

Por qué un plan de pensiones no es una buena idea

A continuación te mostramos los tres motivos por los que un plan de pensiones es una mala idea.

  1. Puedes perder dinero.

La mayoría de los inversores en planes de pensiones piensan que el dinero que depositan en él crecerá y crecerá sin parar hasta que llegue el día de su jubilación y lo retire. El problema es que esto no es cierto: el dinero de tu plan de pensiones no está garantizado.

Un plan de pensiones es una inversión y, como tal, no está exenta de riesgos. La rentabilidad del mismo no está asegurada y puede pasar que el día del rescate la cantidad de dinero que tengas en el mismo sea inferior a la suma de todas las aportaciones que hayas realizado durante años.

También puede darse la situación de que no llegues a perder dinero pero sí de que el plan de pensiones no consiga superar a la inflación y, por tanto, hayas perdido capacidad adquisitiva con el paso de los años. De hecho, la mitad de los planes de pensiones no bate a la inflación desde que llegó el euro.

  1. Hacienda se llevará un gran bocado.

Venden los planes de pensiones como un producto financiero con una fiscalidad muy ventajosa pero no explican que esto solo es así para las aportaciones dinerarias que se hagan anualmente. El sablazo fiscal se produce cuando llega el momento de rescatar el dinero.

Los planes de pensiones tributan como renta del trabajo, por lo que al rescatarlos se suman al resto de ingresos que hayamos tenido ese año y sobre la cantidad final se aplican las tablas del IRPF. Además, no solo tributan por el beneficio obtenido, sino por el capital ahorrado.

Esto provoca que muchas personas que mal asesoradas deciden recuperar de golpe todo el plan de pensiones se encuentran con que ese año sus ingresos superan los 60.000 euros anuales (el eslabón más alto y que más tributa del IRPF) y los impuestos a aplicar son del 45%. Vamos, un disparate.

  1. Es muy difícil recuperar el dinero antes de tiempo.

A diferencia de otros productos financieros que ofrecen más facilidades, los planes de pensiones tienen muy poca liquidez. Esto significa que si quieres recuperarlo antes de que llegue tu jubilación, tendrán que darse unas condiciones muy concretas. En otras palabras, no eres libre de cancelar tu plan de pensiones y recuperar el dinero cuando desees.

Algunos de los casos excepcionales para recuperar el dinero antes de tiempo son el fallecimiento del titular (cobrarían los herederos), incapacidad laboral total y permanente acreditada por la Seguridad Social, enfermedad grave (con muchísimos requisitos) o ser parado de larga duración. Desde 2015 también se pueden recuperar los derechos que se hayan consolidado en el plan al cabo de diez años desde la primera aportación.