ahorrar en ropa

Cómo ahorrar en ropa y a pesar de eso seguir vistiendo bien

Salir de compras y volver a casa con varias bolsas llenas de ropa es el sueño de muchas personas. El problema es que es un placer que te puede salir muy caro. ¿Hablamos de ahorrar en ropa?

Sin embargo, dejar de comprar no es la solución. Para ahorrar en la compra de ropa de calidad no hay que dejar de consumir, sino dejar de derrochar. Ahorrar en ropa es como ponerse en forma. La forma de conseguirlo es aplicando una serie de hábitos.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Identifica las prendas de valor de tu armario

Si echas un vistazo a tu armario, te darás cuenta de que de manera regular utilizas menos de la mitad de la ropa que tienes. Esto te podría llevar a reconsiderar cada prenda de manera individual.

Si utilizas el criterio de tus emociones para valorarlas, descubrirás que hay prendas que para ti tienen un alto valor sentimental. Ya sea porque han vivido contigo mil y una aventuras, porque han sido un regalo que te has puesto en cantidad de ocasiones o porque es una prenda cómoda que usas habitualmente y que realza tu estilo.

Por el contrario, también encontrarás otras que simplemente compraste por puro capricho. Realizar este ejercicio logrará que reflexiones y conseguirá que tu gasto sea mucho más comedido.

Prepara una lista de compras

Ir de tiendas puede resultar muy caro por culpa de las compras compulsivas. En muchas ocasiones, la ropa de tendencia y los grandes carteles de rebajas provocarán que acabes comprando prendas que no necesites.

Para evitar esto, realiza una lista de la compra con todas aquellas cosas que realmente necesites. De esta manera, cuando vayas a hacer tus compras, lleva la lista de ropa y síguela estrictamente, no improvises.

A la hora de comprar los elementos de la lista, elije prendas que combinen al menos con otras tres prendas que ya tengas en tu armario. Te permitirá crear diferentes looks utilizando elementos similares. Esta es una de las claves para ahorrar en ropa.

Menos prendas y de mejor calidad

Si has hecho el ejercicio de identificar las prendas de ropa de tu armario, te será más sencillo identificar aquellas que requieren ser renovadas. En este punto, puedes fomentar el ahorro y limitar las compras impulsivas. Por cada prenda de ropa nueva que compres, retira una prenda vieja de tu armario.

Puede ocurrir que una de las prendas de tu lista valga lo mismo que otras 5 prendas sencillas que realmente no te convencen. Una pieza cara que te guste y te resulte cómoda será más útil que cinco prendas baratas compradas por impulso.

Lo barato suele salir caro y, aunque la inversión sea mayor, lo amortizarás con ropa de mayor duración y resistencia.

Trucos para ahorrar en ropa

Llegado a este punto, hay una serie de pautas que te serán realmente útiles para comprar y ahorrar en ropa:

  • ¿Normalmente pagas con tarjeta? Paga tus compras en efectivo y valorarás más el dinero que sale de tus manos.
  • Compra tus prendas habituales y básicas a precios especiales durante las rebajas. Podrás encontrar descuentos de hasta el 70%. Esto es clave para ahorrar en ropa.
  • Visita los outlets. Encontrarás ropa de otras temporadas a precios mucho más rebajados.
  • Aprovecha todos los cupones y bonos promocionales. Muchas tiendas ofrecen tarjetas fidelidad con las que conseguirás descuentos en futuras compras. Suscríbete a las newsletters de las webs de ropa.
  • No te olvides de los pequeños comercios. Te sorprenderá la cantidad de boutiques que venden prendas de calidad a buenos precios. Además, será mucho más difícil que te cruces con alguien que lleva el mismo abrigo que tú.
  • Compra barato fuera de temporada. Encontrarás liquidaciones y precios rebajados.
  • Aprovecha los e-commerce para encontrar precios reducidos. Amazon, Ebay, Zalando y en las propias webs de las marcas de ropa que te interesen.

Si sigues todos nuestros consejos conseguirás ahorrar en ropa sin perder tu estilo.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo online de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!