comprador perfecto

Esto es lo que tienes que hacer para ser el comprador perfecto en las rebajas de enero

Las rebajas de enero ya están detrás de la esquina y, si se cumplen las previsiones, el 89% de los españoles compraremos algo, con un gasto medio de 150 euros por persona. Sin lugar a dudas, estamos ante una buena oportunidad para adquirir ciertos productos a un precio menor al habitual, principalmente ropa. El problema es que a veces nos dejamos llevar por los grandes carteles publicitarios y por las trampas de las tiendas que nos incitan a comprar más. Como en Vivus no queremos que esto te ocurra, a continuación te explicamos qué es lo que tienes que hacer para ser el comprador perfecto en las rebajas de enero.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Quizá te interese leer | Tres preguntas que debes hacerte antes de comprar algo

Estas rebajas, sé el comprador perfecto

  1. Aprende a diferenciar necesidad de capricho. No es lo mismo comprar un producto que podemos estar necesitando en este momento, como por ejemplo una chaqueta, que comprar algo que ni necesitamos ni teníamos previsto comprar, como por ejemplo unos zapatos que nos llaman la atención porque tienen un descuento del 40%. En este último caso estamos hablando de un capricho, que es una compra impulsiva y no racional. El mayor enemigo del consumo responsable en rebajas y del comprador perfecto es la compra compulsiva, por lo que debemos ser capaces de controlarla.
  2. Haz una lista de lo que quieres comprar. Una vez tenemos clara la diferencia entre necesidad y capricho, antes de ir a comprar debemos hacer una lista con las cosas que necesitamos y que vamos a intentar comprar en las rebajas. Dedica un tiempo a pensar qué vas a incluir en esta lista y, una vez lo tengas decidido, no compres nada que no se encuentre en ella. Da igual si el descuento es enorme y nuestra mente lo percibe como una ganga. Si compramos algo que no necesitamos, estamos malgastando nuestro dinero y haciendo una mala compra.
  3. Haz un presupuesto. Debes estimar el dinero que puedes gastar en rebajas para que la salud de tu economía doméstica no se resienta. Si tu cuenta corriente te dice que no puedes gastar más de 80 euros, no gastes ni un euro más. Una vez estés en la tienda, es más que probable que el consumidor impulsivo que habita en tu interior intente convencerte de que si gastas 30 o 40 euros más de lo previsto no pasa nada, pero tu has de tener claro que esto es falso y que debes ajustarte a tu presupuesto.
  4. Paga en efecto y evita las tarjetas de crédito. Si cada vez que haces una compra pagas en efectivo, sentirás que te desprendes de tu dinero y eso es muy importante para crear conciencia financiera. El pago con tarjeta de crédito es muy frío y puedes terminar gastando más dinero del previsto. Una buena idea para que esto no ocurra es usar el método del sobre, que consiste en acudir a las rebajas solo con el dinero que puedes gastar en efectivo. Cuando se acabe el dinero, se acaban también las rebajas para ti.
  5. Evita las horas punta. Las aglomeraciones son muy estresantes. Si acudes a un comercio un sábado por la tarde es seguro que este estará repleto de gente y te agobiarás comprando, por lo que querrás hacer una compra rápida antes de que desaparezca ese producto que quieres y salir de la tienda con tu trofeo lo más rápido posible. Este contexto es perfecto para caer en la trampa de consumo por impulso y no racional. Para evitarlo, no debes ir a comprar en hora punta.

 

Si te ha surgido un imprevisto y necesitas dinero rápido  puedes solicitar un préstamo Vivus. Te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Además, la solicitud es muy sencilla y rápida, ¡en tan solo 10 minutos y sin apenas papeleo!