Ahorrar al comprar televisor

Cómo ahorrar al comprar tu próximo televisor

Si estás pensando en ahorrar al comprar un televisor nuevo sin poner pata arriba tu presupuesto del mes, estás en el sitio adecuado. Queremos ayudarte a tomar una buena decisión para que no gastes más dinero del que realmente puedes permitirte.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

En este artículo te traemos 7 consejos que te ayudarán a comprar un televisor de forma inteligente, sin endeudarte y alejando el color rojo de tu cuenta corriente. ¿No te lo crees? Pues sigue leyendo.

Siete consejos para ahorrar al comprar un televisor

1. La mejor forma de ahorrar al comprar un televisor es no hacerlo, ¿necesitas de verdad una tele?

El primer consejo que te damos es que recapacites sobre la compra que quieres hacer. A veces no nos damos cuenta de que nos hemos dejado persuadir fácilmente por una campaña publicitaria, por una oferta o incluso por la opinión de una tercera persona.

¿Cuánto tiempo pasas cada día viendo la tele? ¿Cuántos años tiene tu televisor actual? ¿Qué “novedades” tendrá la tele nueva que no tenga la que tienes ahora? ¿Podrías prescindir de un televisor y usar solo el ordenador?

Por favor, detente un momento a reflexionar sobre la compra que vas a hacer y quizás te lleves una alegría al darte cuenta de que no necesitas cambiar de televisor.

2. Elige la mejor época para la compra.

La mayoría de nuevos modelos de televisores suelen presentarse en el CES de Las Vegas, que se celebra en enero. Estos nuevos televisores se empiezan a vender en primavera y se devalúan en la primavera del año siguiente, justo cuando los nuevos modelos salen a la venta.

Por tanto, si quieres ahorrar un poco, parece una buena idea comprar la tele en primavera y así aprovechar la bajada de precio provocada porque ha salido el nuevo modelo al mercado.

Las Navidades y el Black Friday también son buenas fechas para hacer la compra. Son días de muchas ventas y de mucha competencia, por lo que la mayoría de las grandes cadenas bajan sus precios y hacen ofertas irresistibles con las que tratar de captar incautos consumidores.

3. No compres el último modelo si quieres ahorrar al comprar un televisor.

Pantallas OLED, LCD con iluminación LED, microLED vs miniLEL, dual-cell, resolución UHR, HDMI 2.1, sistemas de sonido Dolby Atmos y DTS:X, sintonizador digital DVB-T2 o ATSC 3.0…

¿A que no te estás enterando de nada? Nosotros tampoco.

Entonces, ¿por qué te empeñas en querer comprar la tele más ultra moderna que existe en el mercado? A no ser que seas un friqui tecnológico que adora estar a la vanguardia en imagen y sonido, no vas a necesitar el último modelo que acaba de presentar Samsung o LG. Si de verdad quieres ahorrar al comprar tu televisor nuevo, no necesitas estar a la última.

Puedes hacer el apaño y ahorrar un poco de dinero si compras un televisor de hace uno o dos años, en lugar del más reciente.

Ten en cuenta lo que realmente usas de la tele y no te distraigas con las características de fantasía y con la jerga de la industria.  Créenos si te decimos que entre una tele de 2019 y una de 2018 no vas a notar la diferencia más allá de la caja donde se guarda.

4. Elije bien donde comprarlo.

El precio de un mismo televisor puede ser menor o peor dependiendo no solo de la fecha del año, sino también de dónde lo compres. Y como puntos de venta hay para aburrir, solo tienes que estar dispuesto a invertir tu tiempo en consultar unos y otros para comparar los precios.

Puedes empezar mirando precios en internet, suele ser la alternativa más sencilla. Si echa un ojo en Amazon o eBay te harás una idea de cómo está el mercado. A continuación, consulta las páginas webs de grandes superficies como El Corte Inglés, Eroski, Carrefour, Alcampo… y quizás encuentres una buena oferta.

Y, por favor, no te olvides del comercio local. Estamos tan acostumbrados a comprar online que a veces se nos olvida que existen negocios físicos. Quién sabe, quizás el mejor precio lo encuentras en la tienda de electrodomésticos que tienes a 200 metros de casa. A veces la mejor forma de ahorrar al comprar un televisor es ir a tu comercio más cercano.

5. Consulta las webs de descuentos para saber cuál es tu mejor opción para ahorrar al un televisor.

En el vasto mundo de internet existen numerosas webs cuyo modelo de negocio consiste en ofrecer cupones y descuentos en gadgets y productos electrónicos. Si las conoces y les echas un vistazo de vez en cuando seguro que terminas encontrando una tele a buen precio.

Una de las que más nos gusta es Compradicción, donde podrás encontrar ofertas en todo tipo de artículos. Se actualiza varias veces al día y además puedes suscribirte a su newsletter para recibir un email diario con las ofertas.

En la web de Chollometro también podrás encontrar buenas ofertas de Amazon, Ebay, Gearbest, PC Componentes o Aliexpress, entre otros portales de referencia.

Otros sitios interesantes que consultar son kechollazo, No lo dejes escapar, Me pica el chollo o Cazando chollos.

Y no debemos de olvidarnos de páginas webs más generalistas y muy populares como Groupon, Lets Bonus o Privalia. También en ellas podemos encontrar teles a precios muy económicos que nos ayudar a ahorrar al comprar nuestro televisor.

6. Usa herramientas que te permitan seguir la evolución de los precios.

Otra buena idea para ahorrar al comprar de un televisor (y de cualquier producto en general) es hacer un seguimiento a su precio para detectar cuando hay una bajada sustancial del mismo y comprarlo justo en ese momento.

En Amazon, por ejemplo, puedes hacer esto de forma manual añadiendo el televisor a tu lista de deseos y consultando periódicamente su precio, pero hay más opciones.

Si prefieres automatizar el proceso, herramientas como Camel Camel o Keepa permiten trackear precios y consultar sus históricos. AliPrice hace lo mismo para Aliexpress.

7. Elije un televisor reacondicionado.

A todos nos gusta estrenar, pero los productos refurbished o reacondicionados también son una muy buena opción para ahorrar en cualquier compra.

No se trata de productos viejos o de segunda mano, sino de productos que han sido reacondicionados y por ello se venden a un precio menor del habitual. Por ejemplo, porque sufrieron un pequeño golpe durante el transporte, porque tienen un arañazo o porque alguien se arrepintió de la compra y lo devolvió sin llegar a usarlo. Hacerte con uno es una forma muy sencilla de ahorrar al comprar tu televisor.

Es posible encontrar televisores refurbished a muy bajo precio en comercios confiables como Amazon o El Corte Inglés, por ejemplo. En algunos casos estos vendedores incluso ofrecen los dos años de garantía completos, lo cual es una señal inequívoca de que el producto está en perfecto estado.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!