vivir sin dinero

¿Se puede vivir sin dinero? ¿Nos hemos vuelto locos?

¿Se puede vivir sin dinero? Tras esta pregunta un tanto maliciosa se esconde una respuesta bastante sencilla: no. Hoy por hoy, es imposible vivir sin dinero. O al menos, no es posible hacerlo en un país del primer mundo como España.

¿Podría conseguirlo un indígena que viva en una selva, alejado de la civilización? Probablemente sí. Sus preocupaciones tal vez solo sean cazar y recolectar para comer y sobrevivir. Sin embargo, en una sociedad desarrollada como la que nos ha tocado vivir, vivir sin dinero es una quimera. Por más vueltas que le demos, no es posible.

¿Vivir sin dinero? ¿Estamos locos?

En el mejor de los casos, alguien afortunado podría vivir sin pagar hipoteca ni alquiler. No es lo normal pero podría ocurrir si, por ejemplo, heredas una casa o la recibes en donación. Sin embargo, tendrás que pagar la electricidad, el suministro de agua o los impuestos anuales de la vivienda (por ejemplo, el IBI).

Dado el caso, también se podría llegar a vivir sin coche, pero seguramente necesitaríamos hacer uso de algún tipo de transporte puntual, como el metro, el bus o cualquier transporte colaborativo, y ninguno de estos servicios es gratuito.

Pero además de esto, como diría nuestro amigo Maslow, existen unas necesidades primarias, fisiológicas o básicas que, por el simple hecho de ser humanos, debemos satisfacer. Por ejemplo, las necesidades de alimento y vestimenta.

¿O acaso alguien podría vivir sin comprar comida o alimentos? El argumento del huerto casero y de la ropa do it yourself no es muy consistente y, a poco que escarbamos en él, descubrimos que implica gastar dinero, como mínimo, en la materia prima.

Me da igual lo que digáis, quiero vivir sin dinero

Como puedes ver, vivir sin dinero en un país desarrollado parece imposible, o al menos extremadamente complicado. Pero si a pesar de estos inconvenientes quieres intentarlo, no seremos nosotros quienes te desanimemos.

No lo vas a tener nada fácil, y todo lo que te rodea te lo pondrá muy difícil para alcanzar tu objetivo, así que, ante de empezar, reflexiona sobre lo que vas a hacer y desapégate del mundo tal y como lo conoces. Una vez que lo consigas, tu vida girará en torno a estas tres premisas:

  1. Si quieres algo que no tienes, tendrás que intercambiarlo por algo que tengas pero que no necesites.
  2. Economía colaborativa. Será tu nueva filosofía de vida y la que regirá tu toma de decisiones.
  3. Ampliar tu red de contactos. Vas a necesitar conocer a mucha gente para poder aplicar las dos premisas anteriores. Ahora más que nunca, será bueno tener amigos hasta en el infierno.

Vivir sin dinero es muy heavy y tal vez no lo consigas nunca, pero lo que sí que puedes hacer es vivir gastando muy pero que muy poco dinero. Ya te lo explicamos en otra ocasión y te dimos hasta diez consejos muy básicos para conseguirlo. No es fácil, claro que lo sabemos; y más en este mundo tan consumista, ¿pero por qué no intentarlo?

Los beneficios de llevar un estilo de vida minimalista y frugal son enormes. El dinero y la felicidad no pueden ni deben ir de la mano. Ser feliz debe ser gratis y el dinero solo uno de los muchos medios para conseguirlo.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!