invertir en vivienda

Guía rápida para invertir en vivienda en España

Hay que reconocerlo, a los españoles nos apasiona el tema de la vivienda. No en vano, muchos invierten sus ahorros en inmuebles con el objetivo de obtener alta rentabilidad en el futuro. Al tratarse de una fuente de ingresos bastante pasiva, el ladrillo siempre ha sido y será una de las opciones de inversión preferidas por los que disponen de suficiente cash. Si este es tu caso y no quieres dejar pasar la oportunidad de invertir en vivienda en España, con esta guía rápida te mostraremos las principales opciones de inversión que tienes.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

¿Qué formas hay de invertir en vivienda dentro del sector inmobiliario?

  1. Comprar viviendas de segunda mano para alquilar

Aunque no paran de subir, los precios de la vivienda de segunda mano en España aún siguen en niveles bastante bajos. Como consecuencia, muchos inversores compran inmuebles a precios razonables en zonas con alta demanda de alquiler, les hacen una pequeña reforma y los sacan al mercado del alquiler.

La rentabilidades actuales están en torno al 5-6%, aunque esto dependerá de la ciudad (no es lo mismo Teruel que Mallorca) y de la ubicación de la vivienda (centro vs periferia), entre otros factores. Esta fórmula de inversión también es válida para locales y oficinas, sobre todo si están ubicadas en zonas comerciales.

  1. Comprar viviendas de obra nueva sobre plano

Cada vez se ven más construcciones de obra nueva, aunque no tantas como en los años previos a la burbuja. Las empresas constructoras que ejecutan estos proyectos son más solventes y han aprendido de los errores del pasado, por lo que las viviendas son de mayor calidad, más amplias y mejor construidas.

Comprar sobre plano una vivienda de obra nueva en una zona en expansión es una buena forma de inversión en vivienda. Los precios de venta actuales siguen siendo relativamente bajos, por lo que se pueden destinar al alquiler durante algunos años a la espera de que se revaloricen con el paso del tiempo.

  1. Invertir a través de comunidades online

Si no quieres levantarte del sofá para buscar un buen inmueble en el que invertir, las comunidades de inversores online tipo Housers son lo tuyo. Bajo el paraguas de la legalidad actual y muy relacionadas con el concepto de crowdfunding, permiten invertir pequeñas cantidades de dinero en viviendas, locales u oficinas de toda la geografía nacional. Y como no, obtener importantes rentabilidades.

Basta con darse de alta en alguna de estas comunidades, decidir en qué inmuebles invertir y gestionarlo todo en tiempo real desde el ordenador o el smartphone. Las posibilidades de diversificación son máximas, sólo a la altura de los grandes inversores.

  1. Invertir de la mano de un fondo de inversión inmobiliaria

De las cuatro opciones para invertir en vivienda que te hemos propuesto esta es la que menos nos gusta. Bajo el esquema de un fondo de inversión tradicional, este sistema permite invertir en activos inmobiliarios que previamente un equipo de analistas ha seleccionado.

En la actualidad, la mayoría de los grandes bancos nacionales, como BBVA, Bankia o Santander, ofrecen algún tipo de fondo de inversión inmobiliaria en su cartera.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!