errores más comunes al contratar un préstamo

Estos son los 5 errores más comunes al contratar un préstamo

¿Estás pensando en solicitar un préstamo? Pues echa el freno, vaquero/a. En este artículo vamos a mostrarte cuáles son los errores más comunes al contratar un préstamo por los españoles. Conocerlos es fundamental para evitarlos, ¿no te parece?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí]

Errores más comunes al contratar un préstamo… ¡No los cometas!

Estos son los 5 errores más comunes al contratar un préstamo

Estos son los 5 errores más comunes al contratar un préstamo

  1. Pedir un préstamo para un capricho, uno de los errores más comunes al contratar un préstamo.

Solo debemos endeudarnos en caso de verdadera necesidad. Pedir un préstamo para pasar un fin de semana en la romería de El Rocío, comprar el iPhone nuevo o renovar los muebles de la casa, no es nada sensato. Los caprichos deben pagarse con ahorros, nunca con deudas. Y este es uno de los errores más comunes al contratar un préstamo.

No debemos olvidar que al endeudarnos todo es más caro. Si, por ejemplo, decidimos financiar nuestras vacaciones con un préstamo de 3.000 euros por el que pagaremos un 8% de interés y que devolveremos en 36 cómodas cuotas, terminaremos pagando casi 400 euros solo de intereses.

Mal negocio, ¿verdad?

  1. Pedir más dinero del necesario.

Otro error bastante común es el de sobreendeudarse. “Ya puestos, pedimos 2.000 euros más y reformamos el cuarto de baño”. Pues no, esta tampoco es una decisión inteligente. Cuanto más dinero se pida prestado, más tiempo se tardará en devolverlo y mayores serán los intereses a pagar.

Al endeudarnos, jamás deberíamos pedir más dinero del estrictamente necesario. De hecho, siempre deberíamos intentar pedir un poco menos. Si el coche que te quieres comprar cuesta 18.000 euros, por ejemplo, ¿por qué no ahorrar 3.000 y pedir un préstamo un poco menor? Estarás más desahogado en los pagos y además pagarás menos intereses.

  1. No diferenciar entre TIN y TAE.

En las ofertas comerciales que publican las distintas entidades financieras siempre se refieren al TIN como el tipo de interés a pagar por el préstamo, pero en realidad esa información es un poco confusa.

El coste real de un préstamo es su Tasa Anual Equivalente (TAE), que es igual a la suma del TIN y de otros gastos vinculados al préstamo, como las comisiones de apertura y de cancelación o los seguros vinculados, lo que nos lleva a los errores 4 y 5.

  1. No conocer cuáles son las comisiones, otro de los errores más comunes al contratar un préstamo.

No puedes contratar un préstamo si no conoces cuáles son todas sus comisiones (de estudio, de apertura, de cancelación, de amortización parcial y total…), ya que estas pueden llegar a encarecer bastante el precio final del mismo.

Hoy en día, con la gran oferta comercial existente, lo ideal es que el préstamo que elijas no tenga comisiones de ningún tipo.

  1. Aceptar cualquier producto vinculado.

También es muy habitual que la entidad financiera que te concede el préstamo aproveche para “colarte” algún producto vinculado bajo la falsa promesa de que si lo contratas, el tipo de interés que te aplicarán será menor.

El seguro de vida y el de protección de pagos son los más populares. El problema de estos es que su coste anual suele ser superior que si lo contratas por tu cuenta fuera del banco. Por tanto, lo ideal siempre es hacer números para determinar si la bonificación en el tipo de interés compensa la vinculación.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!