smartphone

¿Merece la pena pagar más de 1.000 euros por un smartphone?

No fue hasta el iPhone X cuando Apple rompió la barrera de los 4 dígitos para el precio de un smartphone. Tras ellos han ido otras muchas marcas: Oppo, Huawei o Samsung, con el Galaxy Note 9, han cruzado la frontera con terminales de 1000 dólares o más. ¿Tiene sentido pagar esas cantidades? ¿Estamos los consumidores corriendo detrás de la zanahoria?

Si estás pensando en comprarte uno de esos nuevos teléfonos móviles que cuestan más de 1000€… ¡Un momento, lee esto primero!

La escalada de precios de los smartphone

Los consumidores somos devoradores de tendencias y esta vorágine cada vez se acelera más. Un fiel reflejo de esa enloquecida manera de consumir es el mercado de los smartphones. Los seguimos llamando así aunque el concepto de “teléfono inteligente” pronto sonará redundante. Quédate con esa idea por el momento.

¿Qué dicen los fabricantes?

Más allá de estrategias comerciales, de las que luego hablaremos, las marcas argumentan en favor de la subida de precios:

  • Más tecnología y cada vez más sofisticada. Lograr que con solo la mirada podamos desbloquear el smartphone no es algo que te levantes un día por la mañana y lo hagas. Miles de horas de trabajo e investigación que se ven repercutidas en el precio final.
  • Fuerte competencia. El uno de los sectores más competidos del mundo. Toda la industria avanza y pelea con fuerza, por lo que estar en la pomada cuesta dinero.
  • Costes en auge: componentes y materiales más caros, mano de obra, diseño… todos los costes suben constantemente para los fabricantes.

No te olvides de que la gente ya está pagando más de 1000€ por un smartphone. Si nadie lo hiciera las compañías no invertirían en estos desarrollos.

La estrategia de precios detrás de los móviles a 1000€

El pricing para este tipo de teléfonos no se fija así de forma aleatoria. Pagar esa cantidad de dinero por un teléfono tiene sentido, pero no para todo el mundo. Lo que busca una estrategia de precios altos es cobrar a cada persona la máxima cantidad de dinero que está dispuesta a pagar. También se conoce como skimming o descremado, ahora entenderás por qué.

Cuando sale un nuevo modelo de smartphone a un precio muy alto lo comprarán unas pocas personas amantes de los gadgets y las nuevas tecnologías. Para ellas el precio es secundario, quieren lo último de lo último y no les duele pagar por ello. Esa primera capa de mercado paga los 1000€ que cuesta el teléfono.

¿Qué sucede luego? La velocidad de avance de la tecnología hace que en pocos meses aparezcan en el mercado nuevas versiones del smartphone. En ese momento, estas últimas bajan de precio y nuevos compradores acceden a comprar. A 1000€ no lo compraron, pero sí a 800€ o 700€. A medida que el precio baja, nuevas capas de consumidores entran, de este modo el fabricante va descremando o cobrando a cada cliente la mayor cantidad de dinero que está dispuesto a pagar.

¿Merece la pena?

Si eres un friki tecnológico y los móviles son casi un religión para ti, adelante. Si no, teniendo en cuenta que las mejoras entre las diferentes versiones de un mismo modelo son mínimas, espera unos meses y seguro que consigues por mucho menos ese mismo móvil que hoy cuesta 1000€.