chalet

Cinco razones por las que un chalet adosado es mejor que un piso

Mucha gente se hace la siguiente pregunta antes de comprar una vivienda: ¿es mejor un chalet adosado o un piso? Si el chalet tiene más metros que el piso, posiblemente resulte más atractivo. Pero a igualdad de metros, ¿es mejor que la vivienda tenga dos plantas o por el contrario es más práctico tenerlo todo en una sola planta?

En nuestra opinión, un chalet adosado es mejor que un piso, y vamos a intentar convencerte con argumentos sólidos que, como no, nos encantaría debatir en los comentarios.

Un chalet es mejor que un piso y aquí tienes el porqué

  1. Tienes dividida la casa en dos zonas.

En un piso todo está en la misma superficie: cocina, salón, dormitorios, baños… En un chalet adosado, no. Sus dos plantas permiten hacer una mejor distribución de la vivienda. Normalmente, la parte de abajo es donde se pasa el día (salón, cocina, baño, lavadero y, tal vez, alguna habitación), mientras que la parte de arriba es la zona de descanso (dormitorios y otro baño).

Esta distribución otorga mucha más versatilidad a la casa, ya que puedes jugar con los espacios y hacer más cómoda la estancia de toda la familia.

  1. Hay más intimidad.

La mejor distribución de la vivienda, separando la zona de guerra de la zona para descansar, ayuda a que haya más intimidad familiar, en todos los sentidos. Por ejemplo, alguien puede estar dormido plácidamente en su habitación mientras el resto de la familia juega, cocina, hace ruido o ve la televisión en la planta de abajo.

  1. Es ideal para familias con niños.

Las familias con niños lo tendrán todo más organizado en una casa con dos plantas. Cuando los niños son pequeños es imposible tener la casa ordenada. Por tanto, con dos plantas te aseguras que al menos una de ellas estará bien ordenada, ya que los peques no deben subir o bajar escalera sin ayuda. Apúntate esta regla: a menos metros disponibles para los críos, menos metros de desorden.

Por otra parte, cuando los hijos crezcan, además de buscar intimidad refugiándose en sus dormitorios, necesitarán un espacio silencioso en el que estudiar y hacer los deberes del instituto o de la universidad. Esto lo conseguirán en el piso de arriba, donde no se escucharán tantos ruidos.

  1. Permite trabajar desde casa.

Si alguien de la familia trabaja desde casa, podrá hacerlo con más facilidad en un chalet adosado. Basta con que instale su oficina o zona de trabajo en alguna habitación del piso superior. De esta forma, el área de trabajo estará alejada de la zona común donde la familia pasa el día. Esta independencia facilita la concentración y la productividad, ya que las interrupciones y el ruido deberían ser menores.

  1. Es más fácil de limpiar y de mantener limpio.

Un chalet adosado es más fácil de limpiar que un piso, ya que puedes limpiarlo en dos fases: primero una plana y al día siguiente la otra. Con el piso debes limpiarlo todo a la vez, ya que de no hacerlo la suciedad pasará de las habitaciones sucias a las limpias.

También es más fácil de mantener limpio, sobre todo la planta superior. El tráfico familiar y la suciedad se concentrarán en el salón, la cocina y el baño, mientras que los dormitorios y la zona de descanso en general se ensuciarán menos porque no tendrán tanto tránsito diario.