vacaciones low cost

Cinco consejos para organizar unas vacaciones low cost en semana blanca

Si eres de los afortunados que pueden disfrutar de una semana de vacaciones en semana blanca solo podemos felicitarte. ¡Quién pillara esos días para descansar y cargar las pilas! No te lo pienses y aprovecha para desconectar junto a tus seres queridos. Te lo mereces. Como aún faltan muchos días para semana blanca te recomendamos que te pongas manos a la obra y organices un viaje low cost. Es más fácil de lo que crees y te lo vamos a demostrar. Aquí tienes cinco consejos para recortar gastos en tus próximas vacaciones y convertirlas en unas vacaciones low cost.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Cómo organizar unas vacaciones low cost en cinco pasos

  1. Ahorra un extra las semanas previas.

Abróchate el cinturón todo lo que puedas los días previos para ahorrar un extra antes de que llegue semana blanca. Evita comer fuera, hacer compras innecesarias o gastar de más en San Valentín. Ese dinero que no gastes mételo en un sobre y guárdalo para tus vacaciones.

Si además vendes en Wallapop alguna cosa que no necesites, el extra que ahorres será mayor. Si te lo propones y te estrujas un poco las neuronas seguro que consigues ahorrar como mínimo cien euros.

  1. Haz un presupuesto para las vacaciones.

Si quieres evitar gastar de más tienes que hacer un presupuesto. En él debes recoger el máximo de dinero que te puedes gastar esos días. En función de cuál sea esa cifra podrás determinar el resto de gastos relacionados con el viaje.

Por ejemplo, si tu presupuesto es de 800 euros, puedes repartirlo de la siguiente forma: desplazamiento, 200 euros; alojamiento, 300 euros; comidas y ocio, 300 euros. También puedes dividir estas últimas partidas entre el número de días que vas a estar de vacaciones para conocer el gasto diario máximo que te puedes permitir.

  1. Gástate lo menos posible en el desplazamiento.

Si vas a viajar en avión deberías buscar el vuelo más barato posible. Ayúdate de buscadores como Edreams, aprovecha las gangas, no lleves maleta para no tener que facturar, usa aerolíneas low cost… Cualquier truco es válido para ahorrar unos euros.

Si tu viaje es el tren intenta que no sea en AVE, sino en trenes regionales, que son más económicos. Y si vas por carretera, ¿podrías pagar a medias el combustible con usuarios de BlaBlaCar?

Piensa que cuanto menos gastes en el desplazamiento más dinero tendrás para disfrutar de tus vacaciones.

  1. Alójate en casas de intercambio.

Una opción muy interesante para conseguir el alojamiento prácticamente gratis en tus vacaciones low cost es contactar con otras personas que puedan estar interesadas en intercambiar su casa con la tuya. Hay muchas webs que pueden ayudarte, como:

Si no te atreves a dejarle tu casa a un desconocido, usa Airbnb. Es más económico que un hotel, tiene alojamientos para todos los gustos y la experiencia no te dejará indiferente. Si nunca lo has usado te recomendamos que le eches un vistazo a estos consejos.

  1. Busca el ocio a coste cero.

Para pasarlo bien y disfrutar de tus vacaciones no hace falta pagar de más. En todas las ciudades existen muchas opciones de ocio completamente gratuitas que te permitirán pasar unas vacaciones de ensueño y sin gastarte ni un duro: pasear por el centro histórico, visitar museos, los mercadillos locales… Si gastas dinero es porque quieres.

Además, muchas ciudades tienen disponibles FREE tours que te enseñan lo más importante de las ciudades mientras te cuentan su historia.

Comer no lo conseguirás a coste cero, eso es imposible, pero sí que podrás reducir bastante la factura si evitas los “sitios de turistas” y te dejas recomendar por la gente de la zona.  No solo ahorrarás una importante cantidad de dinero, sino que seguramente comerás mucho mejor.

No necesitas nada más para disfrutar de unas vacaciones low cost. ¡Pásalo bien y cuéntanos la experiencia!

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!