Trucos para aprender idiomas

Trucos para aprender idiomas que debes conocer SÍ o SÍ

Si quieres empezar a aprender un nuevo idioma pero no tienes muy claro por dónde empezar, estás en el sitio adecuado. En este artículo vamos a explicarte cuáles son los trucos que ponen en práctica los políglotas para aprender cualquier idioma sin esfuerzo. Bueno, esforzarte te vas a tener que esforzar, pero seguro que un poco menos. Estos son nuestros trucos para aprender idiomas.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Con estos trucos para aprender idiomas no habrá lengua que se te resista

trucos para aprender idiomas

  1. Mentalízate del reto.

Ya sabes que aprender un idioma no es sencillo. No lo conseguirás dedicando solo una hora al día durante dos meses, ni mucho menos. Las lenguas son complejas y requieren esfuerzo. Por ello, lo primero que debes hacer es mentalizarte del reto que tienes por delante.

Cuando lleguen los momentos de bajón y del “quién me mandaría a mi meterme en esto” debes recordar cuál es tu objetivo y cuáles son las razones que te llevaron a querer aprender ese nuevo idioma.

  1. Busca a un compañero para la aventura.

Aunque no es imprescindible, el proceso de aprender un nuevo idioma te resultará mucho más sencillo si encuentras a un compañero con las mismas inquietudes que tú. ¿El motivo? Os empujaréis el uno al otro, os ayudaréis a seguir adelante y conseguiréis permanecer motivados. Si ambos partís del mismo nivel, mucho mejor.

  1. Haz un aprendizaje inicial.

Haz un aprendizaje inicial básico por ti mismo antes de empezar. Te resultará muy útil antes de entrar en la siguiente fase. Si no sabes por dónde empezar puedes buscar algún libro con conversaciones casuales que estén presentadas en los dos idiomas: el que conoces y el que quieres aprender.

Aprenderás mucho si dedicas al menos una hora al día a traducir esas conversaciones por tu cuenta, tomar notas, entender algo de gramática… El objetivo es adquirir de forma autónoma un nivel muy básico de la nueva lengua. Por ejemplo, el equivalente a un A1.

  1. Sumérgete en el nuevo idioma.

Una vez tengas algunas pinceladas del idioma, llega el momento de sumergirse de lleno en el mismo. Para que la inmersión sea total debes practicar a diario la redacción, la gramática, la conversación y poner a prueba tu oído.

Esta fase es la más importante de todas y en ella debes utilizar todas las herramientas que estén a tu alcance: películas y series subtituladas, charlas casuales, apps para aprender vocabulario o gramática, YouTube, podcasts, traducciones online…

Poco a poco debes empezar a pensar en ese idioma. Basta con que pongas en práctica lo que vayas aprendiendo mientras hablas contigo mismo, escuchas la radio o hablas con tu compañero de fatigas. Lo que nos lleva al siguiente punto.

  1. Recuerda que los idiomas son para hablarlos.

No te encierres en la teoría de los libros, en las traducciones de textos o en las largas tardes memorizando vocabulario. Recuerda que no vas a hablar solo contigo mismo y que los idiomas se utilizan para conversar con otras personas.

Es fundamental que hables y escuches en el nuevo idioma. A un nivel básico podrás hacerlo con tu compañero, pero si quieres aprender de verdad necesitas conversar con un nativo. No lo olvides, porque este es uno de los mejores trucos para aprender idiomas que podemos darte.

No hace falta que vayas al extranjero. Hoy en día, gracias a internet, es más fácil que nunca. De hecho, ya existen varias apps que ponen en contacto a personas que hablan idiomas diferentes para que se ayuden a aprender el uno del otro.

Tienes que perder el miedo al ridículo y entrar de lleno en la fase creativa del aprendizaje. Sal de tu zona de confort, no temas a los errores, mantente entusiasmado y, lo más importante de todo, diviértete. No te tomes el aprendizaje como una carga, sino todo lo contrario: pásalo bien mientras aprendes. ¿Qué te han parecido estos trucos para aprender idiomas? ¿Los vas a poner en práctica?

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!