Qué es la mochila austríaca

Qué es la mochila austríaca: ventajas e inconvenientes

Si de algo no podemos estar orgullosos en España es de nuestro mercado laboral. Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al tercer trimestre de 2019, en nuestro país hay 3.214.400 desempleados y la tasa de paro es del 13,92%.

A pesar de que el desempleo está bajando en los últimos años, son unos datos terribles si los comparamos con la tasa de paro del 7,5% de la zona euro o del 6,3% de la Unión Europea. España es el segundo país de la Unión Europea con peores datos de paro, solo por detrás de Grecia.

Numerosos economistas llevan años urgiendo al gobierno a acometer planes para la modernización del mercado laboral, caracterizado desde hace décadas por su rigidez (a las empresas les resulta muy caro despedir y eso, a la larga, perjudica la creación de empleo).

Una de las medidas de las que más se suele hablar es la introducción de un fondo de capitalización individual por despido, conocido popularmente como la “mochila austriaca”.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

 

Origen de la mochila austríaca

Como te puedes imaginar, el origen del concepto lo encontramos en Austria. Este país presentaba un mercado laboral muy rígido, como el español. Para solucionarlo, en el año 2003 hubo un gran acuerdo entre partidos que posibilitó una reforma laboral. El objetivo era flexibilizar el despido para facilitar la contratación. Había nacido la mochila austriaca.

Desde entonces, en Austria no existe indemnización por despido tal y como nosotros la conocemos. Si una empresa decide despedir a un trabajador puede hacerlo sin dar explicaciones y le costará cero euros. Pero el trabajador no se queda desprotegido, ya que puede utilizar el dinero que tiene acumulado en su “mochila”.

El resultado es que Austria tiene una de las tasas de paro más bajas de la Unión Europea (4,6% en octubre de 2019) y prácticamente no existen los contratos temporales. A pesar del “despido libre”, casi todo el mundo tiene trabajo estable en ese país.

 

¿Cómo gestionamos en España el pago de los despidos?

En la actualidad, si un trabajador es despedido en nuestro país, la empresa tiene que indemnizarle en función de su antigüedad. Esto da lugar a dos situaciones bastante surrealistas:

  • Empresas con apuros económicos que no tienen dinero para despedir trabajadores y, por tanto, se ven obligadas a cerrar.
  • Trabajadores que no se encuentran a gusto en su empresa pero no quieren cambiar de empleo para no perder su indemnización.

Seguramente, este problema de rigidez laboral podría solucionarse si la indemnización por despido se provisionase de forma mensual y el trabajador pudiese hacer uso ella a su antojo.

 

¿Qué es la mochila austríaca?

Como hemos dicho anteriormente, la mochila austriaca es un fondo de capitalización individual por despido. Algo así como una cuenta individual donde todos los meses se aporta dinero de forma automática para que el trabajador pueda hacer uso de él en caso de despido.

En Austria, la empresa aporta todos los meses el 1,53% del salario bruto del trabajador a ese fondo. Este dinero se invierte, como si fuese un plan de pensiones, con el objetivo de obtener alguna rentabilidad, aunque el Estado garantiza en todo momento el 100% del mismo.

Cuando un trabajador es despedido, independientemente de la prestación por desempleo a la que tenga derecho, se lleva su mochila con él. Si tenía acumulados 3.000, 8.000 o 21.000 euros en la mochila, esa será su indemnización por despido.

Lo mejor de todo es que este fondo es flexible, en varios sentidos. Por ejemplo:

  • Si el trabajador decide marcharse de la empresa y buscar otro trabajo, se lleva la mochila con él y no la pierde. Es lo contrario a lo que ocurre en España: si un trabajador cambia de empleo, la indemnización por despido que le habría correspondido la pierde para siempre.
  • Si el empleado decide hacerse autónomo o montar una empresa, también podrá hacer uso del capital que tiene acumulado en su mochila.
  • Si le llega la hora de jubilarse, podrá disfrutar de su mochila a la vez que cobra su pensión.

En otras palabras, la mochila pertenece en todo momento al trabajador.

 

Ventajas e inconvientes del sistema de la mochila austríaca

Te resumimos algunas de las ventajas más importantes derivadas de implantar la mochila austríaca:

  • Se flexibiliza el mercado laboral. Las empresas tendrán más facilidades para despedir y los trabajadores para cambiar de empleo. Esto mejorará la calidad y la cantidad del empleo: las empresas ampliarán plantilla con menos incertidumbre ya que los costes laborales futuros serán menores.
  • La mochila es una hucha. Cada euro que entra a la mochila es un euro que antes o después recibirá el trabajador. En el peor de los casos, si este fallece, pasará a sus herederos.
  • A medida que pasen los años, la indemnización de cada trabajador será mayor en caso de despido. En la actualidad hay límites: 20 días de salario por año hasta un máximo de 12 meses (33 días y 24 meses si es despido improcedente).
  • Se reduce la temporalidad. La mochila austriaca puede y debe ir acompañada del contrato único con indemnización creciente. Por tanto, todos los trabajadores son fijos desde el día uno.

A pesar de estas ventajas, la mochila austríaca también tiene detractores. Las principales críticas que recibe son las siguientes:

  • Podría aumentar la instabilidad laboral de los empleados. Como las empresas pueden despedir a coste cero, podrán ajustar sus plantillas en cualquier momento.
  • Incertidumbre sobre quién cotiza en la mochila. Si lo hace la empresa, supondría un coste laboral más para ella. Y si lo hace el trabajador, sería a cambio de reducir su salario neto por el importe de la cotización.

Entonces, ¿es buena idea o no? La mochila austriaca tiene defensores y detractores, cada uno con sus argumentos. Sin embargo, el caso de Austria demuestra que la flexibilidad laboral es esencial para lograr un mercado laboral más productivo y eficiente.

En España, algunos de los principales partidos políticos, PSOE, PP y Ciudadanos, la han sacado en campaña en alguna ocasión mostrándose a favor de su implantación. Solo el tiempo dirá si se atreven a ponerla en práctica.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!