Merchandising

Merchandising: qué es y cómo debe combatirlo el consumidor

En las grandes tiendas físicas hay que tener mucho cuidado para no gastar más dinero del que teníamos pensado. La ubicación de los productos, la colocación de los carteles, los colores, la luminosidad… Todos los factores que impactan de forma directa en el comprador están estudiados al milímetro con el objetivo de aumentar las ventas. Es el merchandising.

El merchandising es una técnica de marketing que tiene como objetivo crear las mejores condiciones posibles dentro de un establecimiento comercial para que los clientes que entren a su interior compren la máxima cantidad de artículos posible. En román paladino, potenciar las ventas de la empresa.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

CONSEJOS PARA NO SER VÍCTIMAS DEL MERCHANDISING

Como consumidores, estamos obligados a conocer estas técnicas para aprender a combatirlas. De lo contrario, seremos víctimas fáciles de cualquier campaña publicitaria. Toma nota de algunos de los trucos que utilizan las tiendas para vender más:

+ Los productos más vendidos siempre se colocan lo más lejos posible de la puerta de entrada/salida. El objetivo es que los consumidores recorramos todo el establecimiento hasta encontrarlos. Es una de las razones por la que a veces vamos al supermercado solo a por un par de cosas pero acabamos con la cesta llena.

+ Los productos caros se colocan en las “zonas tranquilas”, para que el consumidor pueda reflexionar sobre su compra sin demasiados agobios; mientras que los de compra impulsiva se sitúan cerca de los cajeros. Por tanto, cuidado con relajarte más de la cuenta trasteando algún gadget; quizás ese es el objetivo del vendedor.

+ ¿No te ha pasado alguna vez que has visto algo pesado que querías comprar cerca de la puerta de salida y has pensado que tenías una buena oportunidad para cargar con él hasta el coche? Los productos pesados están cerca de la salida para que cargar con ellos no sea una excusa que nos impida comprarlos.

+ Algunos pasillos hacen lo que se denomina un “cuello de botella”. Los clientes circulan por él pero la parte final es más estrella o desemboca en un pasillo de cruce con mucho tránsito de personas. A veces se usan para aprovechar el tráfico lento y que los consumidores compren lo que en ellos se coloca.

+ Si te encuentras un stand para degustaciones o alguna promoción, estás en una zona fría de la tienda. En estos lugares tienen lugar las compras racionales, que son las que no necesitan demasiada publicidad, y a través de estas técnicas se intenta potenciar que compres más cantidad o más variedad.

+ Vas a comprar un pantalón y a pocos metros encuentras una camisa que le va bien. Unos metros más adelante, un jersey también a juego. ¿Casualidad? ¿Suerte? Nada de eso. Cuidado con los productos complementarios. Las grandes tiendas de ropa los colocan estratégicamente para confundirte.

Estos solo son algunos trucos, los más básicos, pero el merchandising puede llegar a ser mucho más profundo y ajustarse al perfil del cliente de cada tienda de forma casi milimétrica. Todo vale para sugestionar el impulso comprador.

Ahora que los sabes, ¡no bajes la guardia!

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!