finiquito

El finiquito: todo lo que necesitas saber antes de firmarlo

Dicen que el amor no dura para siempre y lo mismo pasa con las relaciones laborales. Que hoy tengas un empleo estable en tu empresa no significa que el día de mañana esto siga siendo así. El futuro es impredecible, y más si este tiene que ver con el cambiante e inestable mercado laboral. Ningún trabajador está libre de ser despedido. El sector privado es así. También puede pasar que el trabajador desee renunciar a su puesto laboral. En ambos casos es fundamental conocer qué es el finiquito, cómo se calcula y qué debes saber antes de firmarlo.

¿Qué es el finiquito?

El finiquito es un documento legal mediante el cual se liquidan los conceptos salariales que la empresa debe al trabajador en la fecha de finalización de la relación laboral. Su firma supone, por tanto, la extinción por mutuo acuerdo de la relación laboral entre el empleado y su empresa.

El finiquito es obligatorio tanto si te echan de la empresa como si decides irte de forma voluntaria. Es un derecho de cualquier trabajador que viene recogido en el artículo 49.2 del Estatuto de los Trabajadores y que no debe confundirse con la indemnización por despido.

El finiquito no implica necesariamente compensación económica pero la indemnización económica se ha de conceder siempre que haya un despido improcedente u objetivo. Aunque solemos generalizar y considerar un mismo documento finiquito e indemnización por despido, en la práctica son dos documentos diferentes.

¿Cómo se calcula el finiquito?

El finiquito incluye la parte proporcional del salario devengado el mes de despido, la parte proporcional de las pagas extras no disfrutadas, las vacaciones con derecho y no disfrutadas y la indemnización por despido en el que caso de que la baja no haya sido voluntaria.

Para calcular esta indemnización debes aplicar la siguiente fórmula:

Salario diario x Nº de días por despido x Nº de años trabajados

El salario diario se calcula sumando el salario base, las vacaciones no disfrutadas, las pagas extras y los pluses, y dividiendo el resultado por los 30 días de un mes.

Por su parte, el número de días por despido que corresponden se calcula teniendo en cuenta el tipo de despido: si es objetivo serían 20 días por cada año trabajado con un máximo de 12 mensualidades. Mientras tanto, si es improcedente corresponden 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.

¿Qué debes saber antes de firmar el finiquito?

Como decimos, la firma del finiquito supone la extinción de la relación laboral entre el empleado y la empresa. Se trata de un documento de gran importancia que debe repasarse con suma precaución. En el caso de que tengas dudas puedes solicitar el asesoramiento del representante de los trabajadores de la empresa.

Tanto si el finiquito va acompañado de una indemnización por despido como si no, nuestro consejo es que revises con sumo cuidado que todas las cantidades sean correctas y que aparezcan reflejados todos los conceptos que te hemos explicado en este artículo.

Si no estás conforme con el mismo debes incluir la coletilla “No conforme” y la fecha de la firma. También puedes firmar como “cantidades no recibidas” si el día de la firma aún no te han ingresado el dinero. En cualquier caso, si firmas y descubres un error posteriormente dispones de un plazo de un año para impugnar el finiquito.

¿Hemos aclarado todas tus dudas? Si no es así, pregúntanos sin compromiso.