Estatuto de los Trabajadores

Todo lo que necesitas saber sobre el Estatuto de los Trabajadores

La Constitución Española establece los derechos laborales básicos, como son la libertad de afiliación a un sindicato, el derecho a huelga, el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión, a la promoción a través del mismo y a una remuneración suficiente para satisfacer las necesidades y de su familia.

Quizá te interese leer | 5 herramientas para motivar a los trabajadores

Sin embargo es la Ley del Estatuto de los Trabajadores la norma laboral básica por la que se rige el derecho laboral en España. En él se regulan los derechos y deberes de los trabajadores, los contratos y tiempos de trabajo, los salarios y las garantías salariales, la promoción, las faltas y sanciones a los trabajadores, el derecho de representación colectiva y el derecho de reunión.

¿Qué regula el Estatuto de los Trabajadores?

El Estatuto de los Trabajadores indica también las actividades que están excluidas de su regulación. Estas son, entre otras, las siguientes:

  • La relación de servicio de los funcionarios públicos.
  • Las prestaciones personales obligatorias, como ser miembro de una mesa electoral o de un jurado popular.
  • Los trabajos realizados a título de amistad, benevolencia o buena vecindad.
  • Los trabajos familiares, salvo que se demuestre la condición de asalariados de quienes los llevan a cabo.

El Estatuto de los Trabajadores establece, por ejemplo, la prohibición de trabajar a los menores de 16 años y marca ciertas restricciones a los trabajadores menores de 18 años, como la prohibición de realizar trabajos nocturnos u horas extraordinarias.

Quizá te interese leer | Media salarios: ¿Qué es? Y ¿Cómo está en España?

Respecto a la jornada de trabajo, se establece que será la pactada en el convenio colectivo o en el contrato de trabajo, si bien será como máximo de 40 horas semanales de promedio en cómputo anual.

La jornada diaria se establece en un máximo de nueve horas diarias, salvo excepciones, como los trabajadores menores de 18 años, que no pueden realizar más de ocho horas diarias de trabajo efectivo. Además, entre una jornada y la siguiente debe haber un mínimo de doce horas de descanso.

Los trabajadores tienen derecho a un descanso mínimo semanal, acumulable por periodos de hasta catorce días, de día y medio ininterrumpido que, como regla general, comprenderá la tarde del sábado o, en su caso, la mañana del lunes y el día completo del domingo. La duración del descanso semanal de los menores de 18 años será, como mínimo, de dos días ininterrumpidos.

Quizá te interese leer | ¿Por qué nos retienen el IRPF en la nómina?

Respecto al periodo de vacaciones anuales retribuidas, se establece que no puede ser sustituido por compensación económica y, será el pactado en convenio colectivo o contrato de trabajo; además, en ningún caso su duración será inferior a 30 días naturales.

Por supuesto, el Estatuto de los Trabajadores no es la única disposición laboral existente. Para complementarla existen la Ley Orgánica de Libertad Sindical, el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social o la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, entre otras.

Quizá te interese leer | ¿Qué es la base de cotización?