Estudiar FP

Estudiar FP o universidad, ¿cuál me interesa más?

Es una de las primera decisiones, y también de las más importantes, que cualquier joven debe tomar: Formación Profesional o Grado universitario, ¿qué tipo de formación le interesa más: estudiar FP o ir a la universidad?

Los interrogantes que los estudiantes se plantean son muchos: ¿Cuál tiene mejor salida laboral? ¿Cuánto cobraré? ¿Importa el prestigio social? ¿Cuánto tiempo invertiré? ¿Cuánto dinero pueden pagar mis padres? ¿Me permitirá opositar? ¿Necesitaré una nota alta para entrar?

No es extraño que las dudas sobre si estudiar FP o no se agolpen en sus cabezas. Elegir la formación adecuada es una decisión clave que probablemente condicione su futuro profesional. Por eso, es importante estar bien informado y tener las cosas claras.

En este artículo hemos recopilado las principales ventajas de estudiar FP y de estudiar en la universidad. Ojalá te sirvan de ayuda para decidir entre una u otra opción.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Ventajas de estudiar FP

Si no tienes claro si estudiar FP es o no una buena alternativa para ti, a continuación te mostramos las ventajas más importantes de estudiar estos ciclos:

  1. Estudiar FP implica menos años de estudio.

El tiempo es uno de los factores más valorados en el mundo occidental. Estudiando FP solo invertirás dos años de tu vida, mientras que un grado universitario necesitarás al menos cuatro.

El al menos dependerá de la dificultad del grado en sí, ya que hay titulaciones que es imposible abordar en ese plazo y que suelen alargarse de media uno o dos años más. Con la FP no tendrás ese problema porque la mayoría de estudiantes la acaban en el tiempo estipulado.

  1. La formación es más práctica, una de las grandes ventajas de estudiar FP.

El gran problema de la mayoría de titulaciones universitarias es que están totalmente desconectadas del mundo real: demasiada teoría y poco contenido de valor.

Este problema no existe en la FP, que siempre ha destacado por la combinación de teoría y práctica, con especial énfasis en lo segundo. Su acercamiento al mundo de la empresa es mayor, lo que nos lleva a la tercera ventaja de la FP.

  1. Buena acogida en el mundo laboral.

Las empresas son conocedoras de los conocimientos eminentemente prácticos que se imparten en la Formación Profesional. Esta cercanía a la realidad se traduce en que los alumnos de FP suelen tener una acogida bastante aceptable en el mercado laboral. Las competencias que han aprendido en los dos años de formación son competitivas y atractivas a ojos de los empleadores.

  1. Buena accesibilidad.

Acceder a una carrera universitaria puede ser complicado en muchos casos: tienes que aprobar bachillerato y la prueba de acceso, pero además superar la nota de corte.

Con la FP no hay este problema. En función de cuál sea tu punto de partida puedes acceder a distintos niveles de profesionalidad: Formación Profesional Básica, Ciclos Formativos de Grado Medio o Ciclos Formativos de Grado Superior.

  1. Más económica.

Estudiar FP es mucho más barato que estudiar en la universidad, sobre todo si en este último caso tienes que salir del domicilio familiar y mudarte a otra ciudad (lo que conlleva alquilar piso, desplazamientos, gastos de alimentación…).

Y es que los gastos que le cuelgan a la universidad son numerosos y, para muchas familias, incluso prohibitivos. En este sentido, la FP es económicamente más fácil de sobrellevar.

  1. Amplia oferta educativa.

La oferta formativa de la FP es extraordinaria: actividades físicas y deportivas, agricultura, edificación y obra civil, hostelería y turismo, imagen y sonido, arte gráficas, comercio y marketing, electricidad y electrónica, sanidad, química, textil, confección y piel, informática y comunicaciones, imagen personal, peluquería y cosmética, soldadura… Encontrarás cualquier formación que busques sin problemas.

  1. Libre de prejuicios.

Hasta hace unos años, la FP tenía mala prensa. Se consideraba que estaba varios escalones por debajo de la universidad y que solo se matriculaban en ella los alumnos que no podían acceder a una titulación universitaria.

A día de hoy, esto ya no es así y la FP goza del mismo reconocimiento y respeto que la universidad. Es más, por su enfoque práctico, nos atrevemos a decir que poco a poco le va ganando la partida en el mundo de la empresa.

Ventajas de estudiar en la universidad

Estudiar un grado universitario es uno de los pasos más importantes que cualquier persona puede dar en su vida. A continuación te resumimos las principales ventajas:

  1. Permite acceder a más empleos.

La principal ventaja de la universidad frente a la FP es que permite acceder a una oferta laboral mayor. Si quieres ser médico, ingeniero, abogado o filósofo, no lo conseguirás con la FP. Lo mismo ocurre si quieres acceder a determinados empleos públicos. La titulación académica es uno de los requisitos básicos de cualquier concurso de oposición.

  1. Mejor sueldo y mayor estabilidad laboral.

Numerosos estudios apuntan a que existe una fuerte correlación entre nivel de estudios y salarios, de forma que los titulados universitarios están mejor pagados que los que vienen de la FP. Además, la estabilidad laboral de los que estudian en la universidad también es mayor que la de los que tienen estudios inferiores, sobre todo en momentos de crisis.

  1. Posibilidad de estudiar un máster.

Al acabar el grado universitario, el estudiante puede buscar la especialización a través de un máster. A día de hoy, en la FP esto no es posible, si bien se prevé que en un futuro estos estudiantes también puedan acceder a a másters oficiales con los que especializarse.

  1. Es una experiencia formativa más completa.

Aunque la teoría consume más tiempo del que debería en la mayoría de carreras, debemos reconocer que la experiencia formativa es más completa en la universidad que en la FP. Son más años de estudio y, por tanto, mayor nivel de conocimientos. El alumno está formándose durante cuatro años, mientras que en la FP solo durante dos.

  1. Mejores oportunidades de desarrollo personal.

A nivel personal, la universidad implicará grandes cambios en tu forma de ser. No solo exigirá lo mejor de ti hasta completar tus estudios, sino que también te obligará a salir de tu zona de confort, a ser creativo, a plantear metas difíciles o a ser disciplinado y responsable. Con toda seguridad, esto mejorará tu autoestima y tu seguridad y contribuirá a tu desarrollo personal.

  1. Ofrece la oportunidad de independizarse.

Para muchos estudiantes, la universidad abre la puerta a salir del nido familiar e independizarse. Si la titulación que quieren estudiar no se imparte en su ciudad de residencia, tendrán que hacer las maletas y buscar un piso compartido con otros estudiantes en otra ciudad. En este sentido, la universidad puede contribuir a que los jóvenes maduren antes.

Como puedes comprobar, tanto estudiar FP como la universidad tienen sus ventajas e inconvenientes. Ponlos en una balanza y decide: ¿con cuál te quedas?

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!