alquiler con opción a compra

Ventajas del alquiler con opción a compra si eres joven

Si eres joven y no tienes suficientes ahorros para hacer frente a la compra de una vivienda (recuerda que la mayoría de los bancos solo financian el 80% de su valor), tal vez el alquiler con opción a compra sea la mejor forma de acceder a una vivienda en propiedad.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Los contratos de alquiler con opción a compra se encuentran regulados por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y son una fórmula cada vez más utilizada por las personas que no tienen el dinero suficiente para afrontar los gastos iniciales de la compra de una vivienda.

QUÉ ES EL ALQUILER CON OPCIÓN A COMPRA

Este método te ofrece la posibilidad de vivir de alquiler durante una serie de años y, tras el periodo pactado, firmar un contrato de compraventa que te permitirá ser el dueño absoluto de esa vivienda, con la gran ventaja de que todo el dinero que pagas por el alquiler (o una parte de él, según el acuerdo) se descuenta del precio final del inmueble.

Te lo explicamos con un ejemplo para que lo entiendas más fácilmente. Imagina que firmas un contrato de alquiler con opción a compra para una vivienda que cuesta 100.000 euros. En el contrato acordáis un período de alquiler de cinco años y una cuota de arrendamiento de 400 euros mensuales. El cien por cien de ese importe se descontará del precio final de la vivienda. Pasados los cinco años se ejecutará la opción a compra.

Con estas condiciones, cuando pasen los cinco años habrás pagado un total de 24.000 euros en concepto de alquiler (4.800 euros cada año), por lo que solo necesitarás pedir una hipoteca de 76.000 euros para que la casa sea tuya. Por los 24.000 euros que ya has pagado no tendrás que pagar intereses y los gastos de constitución de la hipoteca serán menores.

LAS VENTAJAS DE ALQUILAR CON OPCIÓN A COMPRA

Como has podido comprobar, el alquiler con opción a compra ofrece una oportunidad bastante interesante para tener una vivienda en propiedad, sobre todo si eres joven y no tienes ahorros. Te resumimos todas sus ventajas:

1º. El dinero que vas pagando cada mes por el alquiler es dinero que no pagarás de hipoteca. Al ser la hipoteca menor, también lo serán sus intereses. Siguiendo el ejemplo anterior, te aseguramos que los intereses correspondientes a 24.000 euros habrían sido muy elevados.

2º. Si no entregas una señal de garantía al inicio del contrato, te aseguras, de forma gratuita, que la vivienda será para ti, ya que el propietario no podrá vendérsela a otra persona. Si te arrepientes y decides no comprarla no pasará nada y solo habrás pagado un alquiler. Como es lógico, en el caso de que hayas pagado una señal y decidas no comprar, perderás el dinero de esa señal, a no ser que llegues a un acuerdo con el propietario.

3º.  Garantizas que el precio de la vivienda no va a subir (ojo, ni bajar), ya que en el contrato se pacta el precio de venta para cuando pase el periodo de alquiler.

4º. Puedes ahorrar para los gastos de la hipoteca.. Ese dinero que ahorras cada mes puedes destinarlo a pagar los gastos de la hipoteca, que son de alrededor del 12% del precio de venta y casi ningún banco los financia. Estos gastos (notaría, registro, gestoría, impuesto de actos jurídicos documentados…) también serán menores gracias a que la hipoteca que necesitas es menor.

Como ves, las ventajas son muy atractivas, sobre todo para los jóvenes, que son el colectivo con mayor dificultad para acceder a una vivienda en España.

 

¿Buscas un préstamo sin papeleos?  En Vivus te ofrecemos un crédito de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!