letra de cambio

¿Qué es una letra de cambio?

A diario se realizan en los mercados millones de operaciones de compraventa entre personas y empresas. Estas pueden pagarse de muy diversas formas: en efectivo, por transferencia bancaria, a través de una pasarela de pagos tipo Paypal, con pagarés…  Una de las opciones de pago más antiguas y más utilizadas son las letras de cambio. Pero… ¿qué es una letra de cambio?

¿Sabes qué son y cómo funcionan? Si la respuesta es negativa, no tienes de qué preocuparte. Después de leer este artículo no te quedará ninguna duda. Explicaremos qué son, qué figuras intervienen en la misma, cómo funcionan los endosos y en qué se diferencia una letra de cambio de un pagaré.

Letra de cambio: ¿qué es y para qué sirve?

Una letra de cambio es un documento mercantil mediante el cuál una persona o empresa queda obligada a pagarle una cantidad de dinero a otra en un plazo preestablecido. En otras palabras, es un título-valor que garantiza una deuda entre dos partes.

En toda letra de cambio intervienen como mínimo las siguientes partes:

  • El librador o girador. Es la persona (física o jurídica) que emite la letra de cambio, es decir, quién elabora el documento y da la orden de pago.
  • El librado o girado. Es quién acepta la orden de pago y, por tanto, tiene la obligación de pagar la deuda a su beneficiario. El librado es el deudor oficial de esta operación.
  • El beneficiario o tomador. Es a quién finalmente se le paga, es decir, la persona que recibe el dinero correspondiente a la deuda. Puede coincidir con el librador, aunque no tiene por qué. Dependerá de si la letra ha sido endosada o no.

El endoso de las letras de cambio

Uno de los aspectos más interesantes de las letras de cambio es que se pueden endosar a una tercera persona. Eso significa que el librador de la letra, si lo desea, puede transferir su derecho de cobro por endoso a un tercero, normalmente un banco o entidad financiera, y de esta forma obtener liquidez inmediata.

La finalidad del endoso es conseguir el dinero antes de su vencimiento, a cambio de un pequeño coste. Su funcionamiento es muy parecido al descuento de pagarés: el librador (endosante) endosa la letra al tercero (endosatario), quién a partir de ese momento se convierte en el nuevo beneficiario del futuro cobro.

El endosatario podrá a su vez volver a endosar el derecho de cobro a otra persona, y así sucesivamente, es decir, la letra de cambio permite los endosos de forma indefinida, a no ser que en la misma figure la cláusula “No endosable”.

¿En que se diferencia una letra de cambio de un pagaré?

Es muy habitual confundir letra de cambio con pagaré, ya que ambos documentos permiten reclamar el pago de una deuda a una tercera persona. Sin embargo, no son lo mismo.

La principal diferencia entre ambos es que en el caso del pagaré es el deudor quién extiende el documento y reconoce en primera persona su deuda frente a un tercero; mientras que en con la letra de cambio es el acreedor quién hace tal acción e impone la obligación de pago al deudor.

Otra diferencia importante es que en una letra de cambio no existen intereses, mientras que en el pagaré sí. Esto significa que una vez vencida la deuda, el pagador de la letra solo deberá pagar la cantidad que aparece reflejada en el título, ni un céntimo más. Si se hubiese tratado de un pagaré debería aplicarle unos intereses a esa cantidad.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo online de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!