Así es el desistimiento de un préstamo

¿Qué es el derecho de desistimiento de un préstamo?

¿Sabes en qué consiste el derecho de desistimiento de un préstamo? En ciertas ocasiones, en las que compramos un bien o contratamos un servicio, podemos replantearnos la decisión tomada a las pocas horas o días, bien porque decidimos que no nos era necesario, porque no se ajusta a lo que esperábamos en el momento de la contratación o simplemente porque nos lo hemos pensado mejor y queremos retractarnos.

La Ley de Consumo garantiza en estos casos el derecho de desistimiento y el derecho de devolución, otorgando la facultad al consumidor de rescindir el contrato, ya sea de compraventa de bienes como de servicios, haciéndoselo saber a la parte oferente sin tener que justificar la decisión.

 

¿En qué consiste el derecho de desistimiento de un préstamo?

El derecho de desistimiento es la posibilidad que garantiza la ley a los consumidores de retractarse en cualquier compra o contrato de servicio sin tener que dar explicación al vendedor u oferente. Además, no puede existir ninguna penalización por parte del vendedor ante el ejercicio de esta opción.

Estas son sus características:

  • La compra realizada o el contrato firmado quedaría anulado, de forma que en la práctica será como si nunca se hubiese realizado esa operación.
  • Para que el derecho de desistimiento tenga efecto, el consumidor sólo está obligado a notificar su decisión a la parte vendedora.
  • No hay necesidad alguna de justificar, por parte del consumidor, por qué quiere ejercer este derecho.
  • No pueden existir penalizaciones hacia la persona consumidora al tomar la decisión de desistir del producto, compra o servicio que haya contratado.

 

¿Cuáles son las obligaciones del empresario ante el derecho de desistimiento?

En el derecho de desistimiento, el empresario tiene ciertas obligaciones. Estas son las principales:

  • El consumidor debe ser informado de que existe el derecho de desistimiento y de que puede optar a él.
  • El vendedor debe incluir en la información relativa al producto o a la compraventa cómo el consumidor debería proceder en el caso de que decidiese optar a su derecho de desistimiento. Deben dejarse claras las instrucciones para poder ejercitar este derecho, incluyendo los pasos a seguir para devolver el producto obtenido.
  • Además, el vendedor debe hacer llegar al consumidor un documento de desistimiento.

 

En cualquier caso, es la parte vendedora la que debe demostrar que esta información es clara y accesible para cualquier persona interesada en contratar sus productos o servicios.

 

¿Cómo y cuándo tengo que ejercer mi derecho de desistimiento?

Por norma general, tenemos un mínimo de catorce días desde la firma del contrato o la recepción del bien que adquirimos para ejercer el derecho de desistimiento. Este plazo puede aumentar hasta los doce meses si el deber de informar explícitamente al consumidor por parte del vendedor no se ha respetado.

Por lo general, el cómo y el cuándo suelen encontrarse en el apartado de “Términos y condiciones” de la página web donde compramos el bien o contratamos el servicio. Por tanto, deberíamos leer este apartado con detenimiento.

Para ejercitar el derecho de desistimiento, basta con devolver al vendedor el producto que compramos o, en el caso de que se trate de un servicio, enviar un documento de desistimiento.

La ley no permite que exista ningún gasto para el consumidor por devolver el producto dentro del plazo estipulado, es decir, no puede existir ninguna penalización por parte del vendedor. Únicamente, y siempre que se haya informado con anterioridad al consumidor, el vendedor podría repercutir los gastos necesarios para la devolución, es decir, los gastos de envío.

 

¿Cuándo me devuelven mi dinero si ejerzo el derecho de desistimiento?

En el caso de que ejerzas tu derecho de desistimiento, el empresario debe devolverte la cantidad total que abonaste, incluidos los gastos de envío, antes de catorce días.

Si transcurre este plazo y no tienes el dinero de vuelta en tu cuenta corriente tienes, como consumidor, el derecho a reclamarlo por duplicado, además de poder reclamar por daños y perjuicios.

 

¿Hay algún caso en el que no pueda ejercer el derecho de desistimiento?

Siempre que hagamos una compra online o que firmemos un contrato a distancia, ya sea por canales telemáticos o por teléfono, tenemos catorce días naturales para ejercer nuestro derecho de desistimiento.

Es cierto que cuando compramos por internet no podemos ver físicamente el producto antes de decidir la compra o de contratar el servicio. Ello implica que podemos tener unas expectativas de calidad en el momento de la compra que no concuerden con la realidad cuando el producto llega a nuestro domicilio.

Hay algunos casos en los que el derecho de desistimiento no está permitido. Por ejemplo:

  • Si el servicio que contratamos ya ha sido completado. Siempre y cuando el consumidor haya dado su consentimiento a esta prestación de servicios.
  • Productos o servicios cuyo precio fluctúe según el mercado financiero y, por tanto, el empresario no pueda controlarlo.
  • Productos o bienes confeccionados específicamente para el consumidor, de forma que hayan sido personalizados.
  • Bienes que pueden deteriorarse o perder su valor con mucha rapidez.
  • Determinados productos que por salud e higiene no pueden devolverse una vez desprecintados.
  • Determinados productos informáticos o de vídeo una vez que han sido desprecintados por el consumidor.
  • Contratos celebrados mediante subastas públicas.
  • El alquiler de vehículos, la reserva en servicios de alojamiento y el transporte de bienes o servicios relacionados con actividades lúdicas, siempre que el contrato se haga en base a una fecha específica.
  • El contenido digital que no tenga ningún soporte material, siempre y cuando el consumidor haya comenzado su ejecución.

 

Casos especiales en el derecho de desistimiento de un préstamo

Hay dos casos especialmente relevantes en el que el derecho de desistimiento es importante.

El primero de ellos es en una tienda física. Antes de realizar una compra en un establecimiento físico deberíamos informarnos de si existe o no la posibilidad de devolverlo y en qué condiciones nos harían el reintegro del dinero que hemos abonado.

Otro caso relevante al que afecta el derecho de desistimiento son los créditos al consumo.  Si un particular decide financiar la compra de un producto mediante un crédito al consumo, este contrato de crédito se puede resolver sin penalización ninguna para el consumidor, dentro de unos términos.