seguro de salud

Cómo ahorrar al contratar un seguro de salud

Un seguro de salud privado no es obligatorio ni necesario para todo el mundo. Sin embargo, debido a las largas listas de espera de la Seguridad Social, cada vez se contratan más. Los mejores precios también ha contribuido a que sean más accesibles para la mayoría de las personas.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Si te estás planteando contratar un seguro de salud, presta atención a los consejos que te vamos a dar. A continuación te explicaremos cómo ahorrar al contratar un seguro de salud.

Claves para ahorrar dinero con un seguro de salud

  1. Plantéate si realmente lo necesitas.

Antes de contratar un seguro de salud, plantéate si realmente lo necesitas. Ya que en España contamos con una buena sanidad pública, universal y gratuita, los seguros de salud no tienen por qué ser necesarios para todo el mundo. Si eres joven, disfrutas de una salud de hierro y no recuerdas cuándo fue la última vez que acudiste al médico, quizás no necesitas un seguro de este tipo.

En cualquier caso, es preferible tener un seguro y no llegar a usarlo, a necesitarlo y no tenerlo. A diferencia de la sanidad pública, la sanidad privada ofrece un servicio más rápido e inmediato. Además, el trato por parte de los médicos suele ser más personalizado y no hay que pelear tanto para acceder a las pruebas médicas.

  1. Valora la posibilidad de contratarlo con copago.

A la hora de contratar un seguro médico, muchas compañías ofrecen la posibilidad de hacerlo con copago. El copago es una pequeña cantidad de dinero que los usuarios han de pagar cada vez que usan el servicio médico. La mayoría de compañías ofertan una serie de visitas gratuitas y, a partir de cierto número, introducen el copago.

Por ejemplo, las diez primera consulta gratuitas y, a partir de ahí, cada visita con un copago de 3 euros. O bien por tramos de copago: las visitas 1 a 10, a cero euros; de la 11 a la 15, a 2 euros; de la 16 a la 20, a 4 euros; y de la 21 en adelante, a 5 euros. En este sentido, cada aseguradora lo hace de una forma diferente.

Entonces, ¿copago o visitas ilimitadas? Como todo en esta vida, depende. Si tienes la mala suerte de ir mucho al médico, es mejor no tener copago. Por el contrario, si eres una persona sana y solo quieres tu seguro de salud como complemento a la sanidad pública, contratando una póliza con copago puedes ahorrar bastante dinero.

  1. No contrates coberturas que no necesitas.

La póliza de un seguro de salud tiene muchísima letra pequeña. Te recomendamos que antes de contratar la leas de forma rigurosa. En ella encontrarás todas y cada una de las coberturas que incluye el seguro. ¿Necesitas contratarlas todas?

Quizás no necesites un seguro dental, incluido en la mayoría de pólizas. O quizás no quieres incluir la cirugía porque para eso tienes la sanidad pública. Tal vez tampoco quieras hacer uso de los profesionales de psiquiatría.

En definitiva, de lo que se trata es de valorar qué quieres que incluya tu seguro y qué no. Excluyendo ciertas coberturas conseguirás un precio más económico.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!