seguro de viajes

¿Debo sacar un buen seguro de viajes antes de viajar?

Es una de las grandes dudas que le surgen a cualquier persona cuando va a viajar, sobre todo si el viaje es al extranjero. ¿Me lo hago o no me lo hago? ¿Merecerá la pena? ¿Está todo incluido en este tipo de seguros? ¿Me cubrirá un seguro de viajes si me pongo malo en el extranjero?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

La respuesta a cada una de estas preguntas es un “depende”. Sin embargo, y a pesar de que hay gente que viaja por el mundo jugándosela sin seguro de viajes y no le pasa nada, en la mayoría de los casos la realidad es que un buen seguro de viajes puede sacarnos de algún aprieto.

Seguro de viajes… ¿Sí o no?

Si te has pasado todo un año ahorrando para irte de vacaciones a Tailandia, Japón, o cualquier otro destino europeo, por ejemplo, lo último que quieres es que algo salga mal, pierdas el dinero y además se arruinen tus vacaciones. Un seguro de viajes te aporta tranquilidad con los vuelos, con robos, con posibles enfermedades que te impidan viajar o con accidentes o problemas de salud inesperados mientras estás de vacaciones.

Si viajas por España y te pones enfermo no vas a tener el más mínimo problema para ser atendido en cualquier hospital. Sin embargo, si estás en el extranjero la cosa cambia. Algo tan simple como un esguince de tobillo, una gastroenteritis o un dolor de muelas puede convertirse en una verdadera pesadilla para ti y tus acompañantes.

Si viajas a la aventura y sin seguro te vas a encontrar con una atención médica cara, muy cara, y, quizás, de baja calidad. En países exóticos o del tercer mundo la situación es aún peor. Nada te garantiza que puedas acceder por ti mismo a asistencia sanitaria y, si lo consigues, seguramente tendrás que asumir unos precios desorbitados.

Si lo piensas fríamente, lo peor que te puede pasar si contratas un seguro de viajes es que no tengas ningún problema de salud ni contratiempo con tus vuelos o tu equipaje. Traducido: habrás pagado por un seguro que no has llegado a utilizar. Alégrate: has tenido unas vacaciones sin incidentes, pero has disfrutado de ellas porque estabas protegido con tu seguro.

La situación contraria sería que perdieses un vuelo en Brasil, que ingresen en un hospital de India a tu pareja o que te roben la maleta en Estados Unidos y te quedes con lo puesto. En cualquiera de estos casos, si no dispones de un seguro de viaje que salga a tu auxilio, mal asunto: tus vacaciones se convertirán en una pesadilla.

¿Qué seguro de viajes contratar?

Puestos en una balanza los pros y los contras de contratar un seguro de viaje, parece claro que es imprescindible. Entonces, ¿cuál contratamos? Nuevamente, la respuesta es un “depende”. Depende de si vas solo o con niños, depende de a que país viajas y depende de cuánto dinero quieras gastarte en el seguro.

En términos generales, lo ideal es que el seguro de viaje que contrates cumpla al menos tres requisitos:

  • Que tenga cierto margen de personalización o que al menos se adapte al tipo de viaje que vas a hacer (no es lo mismo irte de mochilero que a un todo incluido).
  • Que te atiendan en español. Cuando estés en apuros y tengas un problema serio lo último que querrás es practicar tu inglés, por muy fluido que este sea.
  • Que tenga un teléfono que funcione las 24 horas del día y los 365 días del año.

Para terminar, te recomendamos que tengas mucho cuidado con la letra pequeña. Antes de contratar tu póliza, pregunta a tu agente de seguros todas las dudas que tengas y asegúrate de que lo que te dice aparece reflejado en la póliza y no son solo palabras. Más vale prevenir que curar.

 

¿Necesitas una ayuda extra? En Vivus tenemos nuestros créditos rapidos  con los que te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para que hagas frente a cualquier imprevisto de forma sencilla. ¡En 10 minuto y sin apenas papeleo!